Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

18 de Noviembre de 2019
sistema solar

Próxima parada, la Tierra: Hayabusa2 se despide del asteroide Ryugu

La misión japonesa será la primera que traiga a la Tierra material subsuperficial de un asteroide.

El asteroide Ryugu fotografiado por la sonda japonesa Hayabusa2 el 26 de junio de 2018. [JAXA, Universidad de Tokio, Universidad de Cochín, Universidad Rikkyo, Universidad de Nagoya, Instituto de Tecnología de Chiba, Universidad Meiji, Universidad de Aizu, Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Industrial Avanzada de Japón (AIST)].

La sonda Hayabusa2 regresará a casa después de haber conseguido efectuar una serie de maniobras arriesgadas y sin precedentes en su misión de seis años al asteroide Ryugu.

El pasado 13 de noviembre, a las 10:05 según la hora estándar de Japón, la nave de la Agencia Espacial Japonesa (JAXA) encendió suavemente sus propulsores y comenzó a alejarse del asteroide a una velocidad de menos de 10 centímetros por segundo. A partir del 10 de diciembre usará sus propulsores iónicos para dirigirse hacia la Tierra, a donde está previsto que llegue a finales de 2020. Una vez en las inmediaciones de nuestro planeta, una cápsula de reentrada transportará hasta la superficie las muestras del asteroide recogidas por la misión.

Hayabusa2 partió a finales de 2014 y llegó a Ryugu en junio de 2018. Ha sido la primera misión que ha usado un módulo de aterrizaje en un asteroide; la primera en tomar muestras de un «asteroide oscuro»; y, tras bombardear su superficie para excavar un cráter, la primera en extraer material procedente del subsuelo de un asteroide.

Con solo un kilómetro de lado a lado y con forma de peonza, Ryugu es un asteroide inusualmente oscuro, probablemente como resultado de una elevada concentración de carbono.

Hayabusa2 halló que la densidad de Ryugu era sorprendentemente baja, lo que sugiere que el objeto sería un conjunto de pequeñas rocas unidas a duras penas por la gravedad. También observó una superficie más sembrada de rocas que la de ningún otro asteroide explorado hasta ahora. Los estudios iniciales basados en los datos de la sonda sugieren que Ryugu se habría formado a partir de los restos generados como consecuencia del impacto entre dos objetos mayores del sistema solar.

Davide Castelvecchi/Nature News

Artículo original traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.