Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 17/10/2018 - astronomía

    Pero ¿cómo se forman realmente los planetas?

    Como un coche que pesa el doble que el acero con que lo hicieron, los exoplanetas tienen una masa mucho mayor que el material del que surgen. Este nuevo hallazgo pone en entredicho las teorías de la formación planetaria.

  • 17/10/2018 - Comportamiento

    Por qué vivir en pareja engorda

    Los hábitos comunes que se adquieren durante la convivencia son los responsables del aumento de peso.

  • 16/10/2018 - astronomía

    Grandes penitentes de Europa

    Recuerdan a los nazarenos de una procesión, con sus ropas blancas y sus capirotes. Son unas agudas cuchillas de hielo que se juntan a cientos en neveros o campos de hielo. Y no las hay solo en la Tierra.

  • 16/10/2018 - Nutrición

    Aquello que comemos puede afectar a nuestros bisnietos

    En ratones, la sobrealimentación de los progenitores promovería la aparición de conductas de drogadicción e induciría cambios metabólicos característicos de la obesidad en sus descendientes. Los efectos se observarían a lo largo de tres generaciones.

  • 15/10/2018 - Astronomía

    El telescopio Hubble deja de tomar datos tras un fallo mecánico

    Un problema en uno de los giroscopios ha obligado a suspender temporalmente las operaciones del veterano observatorio espacial.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 03/11/2014

Economía

Psicología de la caridad

Un experimento a gran escala sugiere un método sencillo para aumentar la recaudación de las campañas benéficas.

Science

Menear

[Vectoraart/ThinkStock]

Desde hace unos años, los economistas conductuales vienen observando que las personas parecen más reticentes a donar dinero a una organización benéfica cuanto mayores son sus gastos de mantenimiento; es decir, cuanto más dinero invierte la organización en pagar el salario de sus empleados, financiar las campañas de recaudación, etcétera. Eso ha provocado que numerosas asociaciones de este tipo intenten reducir sus costes administrativos; algo que, sin embargo, puede acabar mermando su infraestructura y su capacidad para invertir en proyectos a largo plazo.

En un estudio de campo cuyos resultados aparecieron publicados la semana pasada en Science, Uri Gneezy y otros investigadores de la Universidad de California en San Diego parecen haber dado con una posible solución al problema: emplear una donación inicial cuantiosa para sufragar los gastos de mantenimiento y, después, informar de esa circunstancia a otros posibles donantes, asegurándoles que todo el dinero que aporten se dedicará íntegramente a financiar proyectos concretos y no gastos administrativos.

En colaboración con una fundación educativa, Gneezy y sus colegas contactaron por carta a 40.000 personas a quienes invitaron a contribuir por medio de diferentes solicitudes, asignadas de manera aleatoria. Los investigadores observaron que, con respecto al grupo de control, la recaudación se multiplicó por tres cuando a los potenciales donantes se les explicó que los gastos de mantenimiento ya habían sido sufragados por un «donante privado» y que, por tanto, a partir de ese momento todas las donaciones se destinarían exclusivamente a costear proyectos educativos.

¿A qué se debe ese comportamiento? ¿Asocian los donantes unos costes de mantenimiento elevados con una organización ineficiente o corrupta? Según los resultados de otro experimento de laboratorio realizado con 450 participantes, no: a iguales gastos de mantenimiento, los sujetos se mostraban más dispuestos a donar si se les aseguraba que estos ya habían sido costeados por terceros y que su aportación iría a parar a un proyecto concreto. 

Gneezy y sus colaboradores concluyen que un aspecto esencial en este tipo de decisiones sería no solo la causa benéfica en sí, sino también cómo percibe el donante el efecto de su propia filantropía. Los autores relacionan esa conducta con lo que en el pasado otros investigadores han denominado «altruismo impuro»: no ayudamos a otros solo por ayudarles, sino también por el beneficio psicológico que nos reporta haberlo hecho.

Más información en Science.

—IyC