Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 08/02/2018

Envejecimiento

¿Puede un roedor ayudar a descifrar el secreto de la longevidad?

Aunque sus células sí parecen envejecer, la rata topo desnuda es extraordinariamente longeva. Además, el riesgo de muerte del animal no aumenta con el paso de los años.

eLife y PNAS

Menear

La esperanza de vida de la rata topo desnuda o lampiña es inusualmente larga. Además, su probabilidad de fallecer no aumenta con la edad. Los científicos buscan resolver el misterio de su longevidad. La respuesta podría hallarse en algunos genes que se alteran durante el proceso celular conocido como senescencia. [University of Rochester photo/J. Adam Fenster]

También te puede interesar

La rata topo desnuda o lampiña (Heterocephalus glaber) vuelve a ser noticia. En fecha reciente, este animal originario de África oriental y, en concreto, su inusual longevidad, centró las investigaciones de un trabajo publicado en la revista eLife por científicos de la compañía biotecnológica Calico, fundada por Google en California. Ahora, Vera Gorbunova y su equipo, de la Universidad de Rochester en Nueva York, han descubierto que, si bien este pequeño mamífero parece no envejecer, sus células sí experimentan procesos de senescencia. La revista Proceedings of the National Academy of Sciences recoge las conclusiones de su estudio.

Este curioso roedor de dientes largos, piel arrugada y hábitat subterráneo no destaca precisamente por su belleza. Sin embargo, su esperanza de vida puede superar los 30 años, algo insólito para un animal de apenas 40 gramos de peso corporal. Ello llevó a los científicos a analizar datos de más de 3000 ratas topo a fin de ahondar en la razón de su larga existencia. Los resultados mostraron que, con la edad, el riesgo de muerte en estos roedores no aumentaba. Ello contradice la ley de Gompertz, que describe cómo la probabilidad de morir se incrementa de forma exponencial con el paso de los años. Hasta ahora, se creía que todos los mamíferos cumplían esta ley una vez alcanzada la edad adulta. No obstante, en el caso de la rata topo, su posibilidad diaria de deceso, 1 entre 10.000, se mantuvo estable a lo largo de toda su vida.

A medida que envejece, el organismo experimenta un declive fisiológico que altera su funcionamiento normal e incrementa su vulnerabilidad. La senescencia es un mecanismo que previene la proliferación celular y, en consecuencia, evita el desarrollo de tumores. Sin embargo, si las células no se dividen, el proceso de envejecimiento se acelera.

Ensayos realizados por el equipo de Gorbunova demostraron que fibroblastos de ratas topo exhibían rasgos típicos de senescencia parecidos a los observados en células de ratón. Sin embargo, ante un estímulo senescente, como la radiación de tipo gamma, las primeras mostraron mayor resistencia a la muerte celular por apoptosis y menor daño en el ADN. El análisis transcriptómico de los fibroblastos de ambos animales también reveló ciertas disimilitudes. Según los resultados, en las células de ratón, la alteración de la expresión génica fue mayor, además de aleatoria. En cambio, los pocos genes modificados en los fibroblastos de la rata topo participaban en procesos celulares ordenados y jerárquicos.

El hallazgo es sorprendente, pues sugiere que la senescencia celular no es la clave para entender la extraordinaria longevidad del peculiar roedor lampiño. Aun así, los científicos destacan la importancia del singular perfil de expresión génica de las células analizadas. Creen que, en un futuro, las diferéncias observadas no solo ayudarán a resolver el misterio de una vida larga, sino que también permitirán descubrir nuevos mecanismos de resistencia al cáncer.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Naked mole-rat mortality rates defy Gompertzian laws by not increasing with age», de J. G. Ruby et al. en eLife, 7: e31157, 24 de enero de 2018.

Referencia: «Naked mole rats can undergo developmental, oncogene-induced and DNA damage-induced cellular senescence», de Y. Zhao et al. en Proceedings of the National Academy of Sciences, publicación avanzada en internet el 5 de febrero de 2018.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas