Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

5 de Mayo de 2019
Astronomía

¿Qué vieron los astrónomos chinos hace dos mil años en el cielo?

En el año 48 antes de Cristo, los astrónomos chinos descubrieron una nueva estrella, que desapareció enseguida. Se ha reconstruido ahora lo que sucedió.

Una nova es una explosión que se produce cuando cae materia de una estrella acompañante de una enana blanca sobre esta (una situación parecida a la que conduce a un tipo de supernovas, pero con un resultado mucho menos potente y menos destructivo del astro donde ocurre el estallido) [Centro de Vuelos Espaciales Goddard, de la NASA/ S. Wiessinger].

En mayo del 48 antes de Cristo, los astrónomos chinos percibieron un nuevo punto en la constelación de Sagitario. Unos días después había desaparecido. Para aquellos escudriñadores orientales de los cielos, se trataba de unas de esas estrellas a las que llamaban «invitadas», que observaron una y otra vez. Los astrónomos modernos reconocerían en esas estrellas de brillo efímero poderosas explosiones ocurridas en la lejanía cósmica.

Pero ¿fue eso lo que pasó en el caso del suceso del 48 antes de Cristo? Sí, sostiene ahora un grupo internacional encabezado por Fabian Göttgens, de la Universidad de Gotinga. Creen que han encontrado los restos de aquella explosión con el Telescopio Muy Grande del Observatorio Europeo del Sur, en Chile. Se hallan en el cúmulo globular M22, un conjunto compacto, esférico (o, más exactamente, elíptico), de cientos de miles de estrellas viejas que rodea a nuestra galaxia como satélite de esta.

El equipo de Göttgens ha distinguido en el cúmulo una niebla luminosa que parece ser el residuo de una explosión de nova, según concluye tras estudiar el espectro de la luz correspondiente. En una nova lo que ocurre es que hidrógeno que se acumula en la superficie de una enana blanca se reenciende nuclearmente, y ello, además de causar un gran aumento del brillo durante unos días, expele materia hacia el espacio.

La posición en el cielo no coincide exactamente con aquella donde los astrónomos chinos vieron en el 48 antes de Cristo el fenómeno. Pero entonces las coordenadas celestes no se podían determinar con la precisión con que hoy se hace, escriben Göttgens y sus colaboradores en su artículo, que va a aparecer en la revista Astronomy & Astrophysics. Teniendo esto en cuenta, resulta muy probable que fuera esa nova lo que los astrónomos chinos observaron hace unos 2060 años.

La ciencia moderna es cada vez más capaz de asignar a las observaciones históricas sucesos reales. Por ejemplo, lo que avistaron los astrónomos chinos y árabes en en el año 1054 fue una supernova que dejó como residuo a la famosa nebulosa del Cangrejo. También se ha relacionado con una nova un fenómeno observado por astrónomos coreanos en 1437.

El cúmulo globular M22. Una observación más detallada de esta aglomeración elíptica de estrellas, satélite de la Vía Láctea, muestra una niebla (en rojo). Parece ser el residuo de una explosión de nova cuya luz llegó a la Tierra en el 48 antes de Cristo [ESA/Hubble y NASA, F. Göttgens (IAG)].De igual modo, muchos astrofísicos atribuyen un fenómeno celeste del 77 antes de Cristo a una nova. Sin embargo, en ese caso resulta difícil asociarlo a una fuente concreta, ya que no se documentó de modo suficiente la parte del cielo en que fue visto.

Robert Gast / Spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Discovery of an old nova remnant in the Galactic globular cluster M 22», de Fabian Göttgens et al. en arXiv: 1904.11515 [astro-ph.SR].

Artículos relacionados

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.