24 de Marzo de 2021
Psicología

Quien carece de imaginación no se asusta fácilmente

Las personas con afantasía no solo se diferencian de las demás por su incapacidad de visualización mental, tampoco se sobrecogen ante las historias de terror.

Si se tiene afantasía se es incapaz de representar en la mente a alguien o algo, ni tan siquiera una escena de miedo. [iStock/stsmhn ]

Los humanos con afantasía no pueden recrear visualmente en su mente ni personas ni objetos, aunque se trate de algo tan familiar como la cara de su pareja o el mobiliario del salón de su casa. Un equipo dirigido por Marcus Wicken, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Sidney, ha descubierto ahora que las personas con afantasía se diferencian de sus congéneres no solo por su incapacidad de visualización mental: al parecer, tampoco se asustan fácilmente con las historias de terror. Con todo, la afantasía es un fenómeno poco frecuente: se calcula que afecta a un 2 por ciento de la población.

Para su estudio publicado en Prooceedings of The Royal Society B, los científicos reclutaron a 46 sujetos; de estos, algo menos de la mitad carecía de la capacidad de representación visual. Les pidieron que aguardaran sentados y solos en una habitación oscura. Al cabo de poco tiempo, se les presentó una historia en forma de texto en una pantalla. La historia empezaba de manera tranquila, pero a medida que avanzaba la trama se iba volviendo más emocionante y siniestra. Algunos relatos hablaban de un viaje en avión que, de repente, se convertía en una pesadilla para los viajeros y la tripulación: de pronto, las luces de la cabina comenzaban a parpadear y el aparato a temblar. Otros participantes leyeron acerca de una excursión a la playa de unos veraneantes que eran sorprendidos por un grupo de tiburones mientras se bañaban en el mar.

Frialdad ante el terror

Mediante unos electrodos que los investigadores habían fijado previamente en la piel de los sujetos, se registraron sus reacciones fisiológicas mientras leían el relato. Por lo común, si alguien siente miedo o está estresado, la conductividad de la piel aumenta. Los autores observaron esta reacción en las personas con una capacidad de representación mental normal, en cambio, los participantes con afantasía se mostraron completamente fríos.

Para asegurarse de que las diferencias no se debían a que las personas con afantasia eran, en general, menos asustadizas, mostraron las historias en forma de imágenes en un segundo experimento. Esta vez, incluso estos participantes empezaron a sudar.

Los resultados revelan que la representación visual tiene un mayor impacto en nuestras emociones de lo que se había supuesto, señala Joel Pearson, uno de los investigadores del estudio, en un comunicado de prensa. «Esta es la mayor diferencia entre personas con y sin capacidad de crear imágenes con su mente que hemos encontrado en nuestras investigaciones hasta ahora», añade. 

Daniela Mocker

Referencia: «The critical role of mental imagery in human emotion: insights from fear-based imagery and aphantasia». Marcus Wicken et al., publicado en línea en Prooceedings of The Royal Society B, el 10 de marzo de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.