Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

30 de Septiembre de 2020
Neurología

Relacionan la apnea del sueño con la enfermedad de Alzheimer

Hallan placas amiloides y proteínas tau en el hipocampo y el tronco encefálico de personas con apnea obstructiva del sueño.

La gravedad de la apnea del sueño se encuentra relacionada con la cantidad placas amiloides acumuladas en el tejido cerebral (manchas marrones). [Universidad RMIT]

Aunque las causas del alzhéimer continúan siendo un misterio, se conocen dos de las principales alteraciones que produce en el cerebro: la acumulación del péptido amiloide beta (las llamadas «placas amiloides») y los ovillos de proteína tau o haces de neurofibrillas. En el cerebro de las personas con apnea obstructiva del sueño las placas comienzan en el mismo lugar y se propagan de la misma manera que en el de las que padecen alzhéimer, señala una reciente investigación publicada en Sleep.

Stephen Robinson, investigador principal del estudio, indica que los científicos sospechaban que las dos enfermedades estaban relacionadas, pero no quedaba claro en qué consistía esa conexión. «Sabemos que si se sufre apnea del sueño en la mediana edad es más probable que se desarrolle alzhéimer cuando se es mayor; y si se tiene alzhéimer es más probable que se tenga apnea del sueño que otras personas de la misma edad», afirma Robinson en un comunicado de prensa. «La conexión está ahí, pero desenredar las causas y los mecanismos biológicos sigue siendo un gran desafío», añade.

Los investigadores hallaron placas amiloides similares a las de la enfermedad de Alzheimer en el cerebro de personas con apnea obstructiva del sueño. Asimismo, comprobaron que la gravedad de la apnea del sueño se relacionaba con la acumulación de placas amiloides. Por otro lado, constataron que la terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias, método usual para combatir la apnea del sueño, no alteraba la cantidad de placas en el cerebro de los afectados.

Daño cerebral similar

Para su estudio, los investigadores analizaron el tejido post mortem del hipocampo de 34 personas con apnea obstructiva del sueño (18 mujeres y 16 hombres con una media de edad de 67 años) y del tronco encefálico de otras 24, también con apnea obstructiva del sueño, con el fin de detectar la presencia de ovillos de proteína tau y placas amiloides. «En los casos de apnea del sueño leve descubrimos placas y ovillos en el área cortical próxima al hipocampo, precisamente donde se hallan por primera vez en la enfermedad de Alzheimer», describe Robinson. Según afirma, antes de morir los afectados no mostraban ningún síntoma de demencia, lo que sugiere que podrían encontrarse en una etapa de «predemencia».

«El hallazgo es un importante avance en la comprensión del vínculo entre estos trastornos y abre nuevas vías para los investigadores que se esfuerzan en desarrollar terapias para tratar, y con suerte prevenir, la enfermedad de Alzheimer», afirma Robinson. Los investigadores prevén ahondar en su investigación con muestras más amplias de tejido cerebral y analizar, entre otros aspectos, la inflamación y los cambios en los vasos sanguíneos de los afectados.

Gosia Kaszubska

Referencia: «Alzheimer's disease neuropathology in the hippocampus and brainstem of people with obstructive sleep apnea». Jessica E. Owen et al., publicado en línea en Sleep el 21 de septiembre de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.