Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

25 de Marzo de 2015
Psicología social

Reír ayuda a intimar

Compartir unas risas es el mejor método para entablar relaciones con otra persona, pues predispone a explicar más sobre uno mismo.

Según el reciente estudio, reír aumenta la disposición de las personas a explicar datos personales.De esta manera, las risas compartidas que provoca, por ejemplo, una película de humor, producen dicho efecto. [Thinkstock/ Monkey Business Image Ldt.]

 A las personas con las que hemos estado riendo les revelamos más detalles personales que a otras. Investigadores dirigidos por Alan Gray, de Colegio Universitario de Londres, dividieron a 112 estudiantes en cuatro grupos. Se proyectaron largometrajes de género dispar a los diferentes grupos: una comedia a unos, un documental de naturaleza o un vídeo para aprender a jugar a golf a otros. Antes de la proyección, se advirtió a todos los probandos que debían estar en silencio, sin conversar entre ellos, mientras durara el filme; pero sí les estaba permitido reír. Durante el largometraje, los investigadores fueron anotando la frecuencia con la que los espectadores se reían.

Revelación de detalles personales 

Una vez finalizada la película y tras preguntar a los probandos sobre su estado emocional, los investigadores pidieron a cada uno de ellos que escribiera un mensaje con información personal dirigido a otro de los participantes con el fin de que se conocieran mejor. En la evaluación de los textos se constató que los mensajes de probandos que habían visto la película cómica juntos, es decir, que habían reido juntos, presentaban un contenido que revelaba más intimidades. Aunque el autor de la nota no era consciente de ello, sí lo era el receptor.

Gray y sus colaboradores sugieren que este efecto se debe a que, al reír, se liberan más endorfinas en el cerebro, lo que favorece el estado de euforia y la superación de inhibiciones. En breve, la mejor manera de establecer relaciones es a través de la risa.

Más información en Human Nature

Fuente: Spektrum.de

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.