24 de Septiembre de 2021
Personalidad

¿Revela la escritura rasgos de la personalidad?

Petra Halder-Sinn, psicóloga y experta en comparaciones de escritura, responde con base a la evidencia disponible hasta la fecha.

[iStock/Eerik]

Puede que el lector recuerde la rúbrica gigantesca del expresidente estadounidense Donald Trump en las órdenes ejecutivas que firmaba ante las cámaras. Hubo quien señaló que ello reflejaba una personalidad excesiva, narcisista y megalómana. Pero, ¿es posible sacar estas conclusiones a partir de la escritura? ¿Qué rasgos de la personalidad puede analizar la grafología?
Parece bastante plausible que la forma en que nos movemos o nos desplazamos muestre aspectos de nuestro estado de ánimo o carácter. Sin embargo, aunque ello es en parte cierto para la postura o la marcha, podría no ser verdad en el caso de la escritura.

Mitos y fantasmas

Numerosos estudios, en su mayoría empíricos, no han hallado ninguna relación estadística válida entre los rasgos de personalidad y las características de la escritura. De hecho, incluso la influencia del estrés o la tensión emocional sobre forma de escribir resulta mínima. Como mucho provocan que la letra sea menos legible, pues el manejo del bolígrafo es más rápido de lo habitual. Asimismo, los pocos trabajos que han encontrado una correlación entre la escritura y la personalidad suelen basarse en efectos estadísticos débiles. Como ejemplo, volvamos a Trump: probablemente usted conozca a personas muy seguras de sí mismas, quienes no necesariamente firman con letras grandes.

Muchas de las afirmaciones realizadas por grafólogos resultan de dudosa credibilidad. Así, hay quien asegura que un empresario puede conocer si una aspirante a un puesto de trabajo está embarazada o no, mediante unas cuantas frases escritas a mano. De acuerdo con los llamados expertos, la clave se hallaría en la anchura del bucle de la letra «g».

El expresidente estadounidense Donald Trump tras firmar una orden ejecutiva. [<a href="https://www.flickr.com/photos/whitehouse45/50057961863" target="_blank">Flickr</a>]

¿Hombre o mujer?

¿Las notas manuscritas revelan siquiera el sexo del autor? Tampoco hay nada seguro al respecto. Sin embargo, la escritura femenina suele ser más pulcra y regular que la masculina. Por término medio, las mujeres tienen mejor motricidad fina que los hombres, hecho que explicaría las diferencias. Además, a mediados del siglo pasado las escuelas aún daban mucha importancia a la «buena letra», sobre todo en el caso de las niñas, a las que se les enseñaba a producir letras limpias y legibles.

En las últimas décadas, no obstante, las diferencias entre sexos en lo referente a la escritura han tendido a desaparecer. Y, en cualquier caso, alcanzada la edad adulta, muchas personas no escriben tal y como aprendieron en el colegio. Con el paso del tiempo, la letra cambia y tiende a simplificarse. Así, la firma en el permiso de conducir, realizada a los 18 años, poco tiene que ver con la rúbrica efectuada 20 años después. Además, la edad también afecta y deteriora la motricidad fina, hecho que repercute en la forma de escribir, pero no en la motricidad gruesa, como la marcha.

El efecto de las enfermedades

Pero no solo los años modifican la escritura, sino también ciertas enfermedades, como el párkinson. Lo pacientes que la padecen presentan micrografía: cuanto más escriben, más pequeñas y apretadas son las letras. Dicho fenómeno se constató la primera vez que se trató la esquizofrenia con neurolépticos, en los años 50. En dosis demasiado altas, estos fármacos provocaban una reducción en el tamaño de la escritura. Ello llevó al psiquiatra Hans-Joachim Haase a proponer el análisis de la caligrafía como método para determinar la cantidad adecuada de neurolépticos para cada paciente, ya que las alteraciones aparecían antes que otros efectos secundarios más graves del tratamiento.

Asimismo, existen otros dos factores que influyen en la forma de escribir de las personas: su profesión y su país de origen. Los largos periodos de estudio, así como las profesiones que requieren tanto un prolongado aprendizaje como muchas tareas de escritura suelen conducir a un estilo de escritura simplificado. Los garabatos, a menudo ilegibles de los médicos, constituyen un buen ejemplo. La escritura también suele revelar el país en el que las personas han recibido educación. Así, la schulausgangsschrift, una forma de escritura cursiva simplificada propia de ciertas regiones de Alemania, difiere en ciertas características de la escritura utilizada en otros países.

Sin embargo, la escritura a mano está perdiendo peso ante teclados y pantallas, mientras que las firmas digitales ganan cada vez más terreno. Así que, las posibilidades de sacar conclusiones acerca de una persona o su carácter a partir de su caligrafía resultan cada vez menores.

Petra Halder-Sinn

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.