Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

25 de Noviembre de 2016
BIOLOGIA VEGETAL

Se logra aumentar el rendimiento de un cultivo al potenciar la eficacia fotosintética de las plantas

La productividad mejora al introducir en las plantas tres genes que promueven la recuperación de la fotosíntesis cuando la luz fluctúa.

La plantas de tabaco modificadas para acelerar la recuperación de la fotoprotección ante cambios en la intensidad lumínica son visiblemente más grandes que las plantas normales. [Julie McMahon, Universidad de Illinois]

Las plantas disponen de un mecanismo para protegerse frente a las condiciones de luz muy intensa: desprenden un exceso de energía, en forma de calor, para evitar sufrir daños. Pero cuando la luz se atenúa tardan cierto tiempo en desactivar ese proceso y recuperar por completo la función normal de la fotosíntesis. Como consecuencia, esta se reduce y la productividad vegetal desciende también. Ahora, un grupo de investigadores ha demostrado que al acelerar la recuperación total de la fotosíntesis en las plantas se aumenta su rendimiento entre un 14 y un 20 por ciento.

En sus experimentos, Stephen Long, de la Universidad de Illinois en Urbana, Krishna Niyogi, de la Universidad de California en Berkeley, y sus colaboradores crearon plantas modificadas de tabaco (Nicotiana tabacum) mediante la inserción de tres genes (RSP, VDE y PTA) que codifican proteínas implicadas en la fotoprotección de las plantas. Estos genes procedían de otra planta (Arabidopsis thaliana) y se insertaron en la planta de tabaco con el fin de aumentar la presencia de las proteínas en cuestión.

Los autores descubrieron que, en condiciones de luz fluctuante, la fotosíntesis se recuperaba más deprisa en las plantas transgénicas que en las no modificadas. Ello se traducía en una mayor productividad vegetal: el peso seco de las plantas transgénicas cultivadas en el campo fue entre un 14 y un 20 por ciento superior que el de las plantas normales.

Según los autores, esta estrategia podría servir también para aumentar la productividad de los cultivos alimentarios, lo que ofrece cierta esperanza ante las alarmantes previsiones de escasez de alimentos en el futuro.

Más información en Science

-IyC

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.