Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 17/07/2018

Marte

¿Se quemaron inadvertidamente compuestos orgánicos en Marte hace 40 años?

Es posible que una sonda Viking encontrase sustancias orgánicas en Marte y las quemase sin saberlo. Un nuevo análisis de viejos datos parece indicarlo así.

Journal of Geophysical Research: Planets

Menear

Es posible que uno de los módulos de aterrizaje Viking descubriese ya hace más de 40 años compuestos orgánicos en Marte [NASA/JPL-CALTECH/UNIVERSITY OF ARIZONA].

También te puede interesar

Planetas Planetas Jul/Sep 2008 Nº 53

¿Qué propiedades hacen que un astro pueda ser considerado un planeta? ¿Por qué Plutón no se ajusta a esa definición? ¿Cómo son las montañas, los vientos y los mares de los distintos mundos que pueblan el sistema solar? ¿Qué nos dicen los espectaculares anillos de Saturno y sus insólitas lunas sobre la formación de los planetas gigantes? ¿Y qué sabemos de los planetas que orbitan en torno a estrellas lejanas? A la hora de crear mundos, la imaginación de la naturaleza no parece conocer límites. Descúbrelo en este monográfico.

Más información

Gracias al róver Curiosity está claro: en Marte hay moléculas orgánicas complejas. El último vehículo de la NASA en Marte lo ha conformado gracias a análisis de rocas. Las moléculas con carbono son, se supone, una condición previa a la existencia de vida, pero se encuentran en los micrometeoritos sin vida y en las partículas de polvo que caen sobre Marte. Sin embargo, electrizan como ninguna otra sustancia a los investigadores de Marte, puesto que sin ellas cuesta imaginar que pueda haber vida.

El vehículo robótico Curiosity, que se posó en la superficie de Marte en 2012, no ha sido el primer aparato que haya buscado sustancias orgánicas allí. Hace ya 42 años, la misión Viking encontró indicios, pero no los compuestos orgánicos mismos. El hallazgo, sin embargo, suscitó una persistente polémica científica. Con el tiempo, se impuso una interpretación pesimista: el espectrómetro de masas de la sonda había detectado material que entró en el pequeño horno de la nave cuando estaba aún en la Tierra.

¿Quemado sin querer?

Pero ello enfrentaba a los científicos a un problema: sobre Marte tienen que caer regularmente moléculas orgánicas desde el espacio y tendrían que ser detectables allí. Ahora, un equipo de científicos, encabezado por Christopher McKay, del Centro de Investigación Ames de la NASA, cree haber podido resolver esa contradicción. Al menos uno de los módulos de aterrizaje Viking habría realmente detectado material orgánico, pero la máquina, guiada por control remoto, habría quemado el valioso hallazgo durante la obtención de datos.

Debe dársele las gracias de que se haya podido llegar a esta conclusión a una sustancia que que se descubrió en Marte hace diez años: la nave Phoenix, posada  en Marte, detectó en 2008 perclorato. En la Tierra, este tipo de molécula es una especie de acelerador del fuego y por eso se usa en los artículos pirotécnicos. En el frío Marte no se puede prender fuego a algo sin más. Pero los hornos de los módulos de aterrizaje de las Viking calentaban las muestras hasta los 500 grados. Con perclorato en la mezcla, las sensibles moléculas orgánicas se quemarían al calentarse, argumentan esos investigadores en un artículo publicado en Journal of Geophysical Research: Planets.

Con los datos de la Curiosity, la interpretación sujeta a debate cuando se conocieron los datos de la Phoenix toma fuerza de nuevo, según McKay y sus colaboradores. Junto con las sustancias orgánicas, el último róver marciano detectó moléculas de clorobenceno, que se crean cuando el carbono reacciona con perclorato, Y resulta que el módulo de aterrizaje del Viking 2 halló también clorobenceno, explica el equipo tras una nueva inspección de las mediciones de hace 40 años, conservadas en microfilms.

Persisten las dudas

Los planetólogos piensan por ello que encajan bien las piezas de esa historia de que se quemaron moléculas orgánicas. Pero no pueden estar seguros del todo. Se sabe con certeza que los hornos de los módulos de hace 40 años estaban contaminados con material orgánico terrestre, procedentes de los restos de un producto de limpieza. Queda la posibilidad, pues, de que esas moléculas fueran las que reaccionaron con los percloratos para dar clorobenceno.

Por otra parte, las sustancias con carbono procedentes de la Tierra deberían haber reaccionado ya a temperaturas moderadas, lo cual no concuerda bien con los datos, sostiene el grupo. En los datos de la Viking 1 no aparece rastro del clorobenceno y sin embargo ese horno también contenía restos del producto de limpieza, que deberían haber reaccionado con el perclorato omnipresente en Marte.

Robert Gast / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spekrtrum der Wissenschaft.

Referencia: «Identification of Chlorobenzene in the Viking Gas Chromatograph‐Mass Spectrometer Data Sets: Reanalysis of Viking Mission Data Consistent With Aromatic Organic Compounds on Mars», de Melissa Guzmán et al. en Journal of Geophysical Research: Planets, 28 de junio de 2018.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas