23 de Septiembre de 2021
Párkinson

Siete estrategias para caminar mejor

Las personas con párkinson suelen tener dificultades para caminar y mantener el equilibrio. Hay estrategias que podrían ayudarles, pero pocos afectados las conocen.

Las personas con la enfermedad de Parkinson suelen utilizar medidas para ayudarse en la marcha, pero la mayoría desconoce las siete estrategias de compensación que podrían mejorar su caminar. [iStock/ Oleg Elkov]

Los trastornos del movimiento son comunes en la enfermedad de Parkinson: los afectados caminan con mayor lentitud y pasos más cortos, arrastran los pies y presentan problemas para mantener el equilibrio. Existen estrategias que pueden ayudar en estos casos, informa un grupo de investigadores en Neurology. Sin embargo, la mayoría de los afectados solo conocen algunas de ellas.

El equipo dirigido por Anouk Tosserams, de la Universidad Radboud, en los Países Bajos, encuestó a 4.300 personas con párkinson de Holanda y de Estados Unidos, que mostraban problemas para caminar. Más de la mitad de los participantes se había caído al menos una vez durante el año anterior. Sin embargo, solo uno de cada tres había buscado asesoramiento profesional para paliar sus problemas de marcha.

Los investigadores enseñaron a todos los sujetos las siete estrategias más comunes para reducir los problemas de movilidad y les preguntaron si las conocían y las habían practicado con anterioridad. Entre estas técnicas se encontraba caminar contando (indicación interna), andar al compás de un metrónomo (indicación externa), observar el caminar de otras personas o imaginar los pasos (observación de la acción e imágenes motoras), caminar de diferentes maneras (adaptación de un nuevo patrón de marcha; por ejemplo, andar hacia atrás), ejercicios de respiración u otros métodos de relajación (alteración del estado mental) y otras formas de utilizar las piernas (ir en bicicleta, por ejemplo).

Según los resultados, apenas dos de cada tres participantes utilizaba una de dichas estrategias en su día a día. Por término medio, conocían tres de los siete métodos, y solo el 3,5 por ciento tenía conocimientos de las siete. Un 17 por ciento no conocía ninguna de las estrategias. Para el estudio, además de las ayudas o alternativas para caminar, los encuestados utilizaron con mayor frecuencia estímulos externos o internos, como el ritmo de un metrónomo o contar mentalmente.

La mayoría de los participantes informó sobre los efectos positivos de las estrategias compensatorias. Tres cuartas partes de ellos consideraron útil dar giros más amplios para no perder el equilibrio, y otros tantos se beneficiaron de técnicas de relajación, como los ejercicios de respiración. Sin embargo, el efecto dependía de las circunstancias de la marcha. Así, los estímulos internos resultaron útiles cuando se trataba de ponerse a caminar, pero no cuando la intención era detenerse. «No existe ningún método que sea la panacea», señala Tosserams en un comunicado de prensa. «Tenemos que enseñar [a los afectados] todas las estrategias». En resumen, estas medidas de compensación deben adaptarse a la persona y a su entorno.

Christiane Gelitz

Referencia: «Perception and use of compensation strategies for gait Impairment by persons with parkinson disease». Anouk Tosserams et al., publicado en línea en Neurology, septiembre de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.