31 de Mayo de 2011
Especies invasoras

Sobrevivir en la ciudad

Al no contar con muchos depredadores, las aves que invaden zonas urbanizadas demuestran mayor valentía y creatividad, cuando se trata de buscar alimento.

Cuando se trata de buscar alimento, las aves que invaden ambientes muy urbanizados demuestran mayor creatividad que las que viven en otros entornos. Al no contar con muchos depredadores, son más valientes y exploradoras, actitud que las ayuda a resolver los problemas de una forma más innovadora y rápida que las que habitan en ambientes naturales.

 

Para que un animal sobreviva en una nueva región, es necesario que desarrolle nuevos comportamientos que le permitan el acceso a nuevas fuentes de alimento. Si el animal no es capaz de encontrar estos alimentos, los individuos no podrán sobrevivir y la población se extinguirá. Sin embargo, la necesidad de explorar nuevos alimentos puede resultar peligrosa, debido a la exposición a depredadores. El resultado de estas dos fuerzas opuestas, las ganas de exploración y la prudencia, determinará en gran medida el éxito o el fracaso de la población en el nuevo entorno.

 

En un estudio se ha analizado el comportamiento de una especie de ave invasora muy abundante en las grandes ciudades australianas, el miná común (Acridotheres tristis). En concreto, se ha comparado la conducta de individuos de ambientes urbanizados con los de ambientes menos urbanizados.

 

Se realizaron tres tipos de experimentos en los que se determinó la neofobia (miedo a los objetos extraños), la capacidad de incorporar nuevos alimentos a la dieta y la innovación técnica para aprovechar nuevos recursos. Estos ensayos trataban de imitar los problemas claves a los que deben hacer frente las aves invasoras cuando se introducen en un nuevo ambiente.

 

Como ya se había observado en otras especies, los minás de los ambientes más urbanizados demostraron una mayor capacidad de resolver problemas (como extraer un tapón de un recipiente para obtener alimento) que aquellos de ambientes más naturales. Pero no porque fueran más inteligentes, sino porque tenían menos miedo a los objetos extraños.

 

La valentía favorece la curiosidad y tendencia a la exploración en los entornos nuevos. La combinación de ambos factores hace que, en definitiva, las aves invasoras urbanas posean una mayor capacidad para resolver los problemas con los que se encuentran, con lo que innovan día a día en su comportamiento.

 

La falta de depredadores promueve las aptitudes innovadoras de las aves de ciudad y, en definitiva, la tendencia a comportarse de manera más inteligente que las de otros ambientes. Las conclusiones del estudio ofrecen nuevas pistas para entender el éxito de numerosas especies invasoras en nuestras urbes.

 

Más información en PloS ONE

 

Fuente: SINC

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.