26 de Enero de 2022
FOBIAS

¿Son los escorpiones los culpables de la fobia a las arañas?

Muchas personas tienen miedo de las arañas, pero rara vez estas son peligrosas para los humanos. El verdadero origen de la aracnofobia podría estar relacionado con los escorpiones.

La fobia a las arañas podría estar relacionada con el miedo a los animales mandibulados. [iStock/ AnnCason34]

Tienen ocho patas, les gusta hibernar en el techo de las habitaciones y su presencia produce escalofríos a muchas personas: estamos hablando de arañas, por supuesto. Según los estudios, entre el 2 y el 6 por ciento de las personas padece una acentuada aracnofobia, es decir, miedo a las arañas. Y otras muchas sienten cierta inquietud si se encuentran con estos animales. ¿Por qué?

Algunos psicólogos suponen que el modo silencioso e imprevisible en que se mueven las arañas contribuye a que algunas personas les tengan miedo. Otros, sin embargo, creen que el miedo a las arañas es una herencia de la antigüedad: ya que nuestros antepasados se enfrentaban a arañas venenosas, todavía nos producen una desagradable sensación cuando vemos alguna. Sin embargo, esta tesis plantea algunas dudas. Los investigadores calculan que solo un 0,5 por ciento de todas las especies de araña son peligrosas para el ser humano y ni siquiera viven en el lugar donde se establecieron los primeros humanos.

Un equipo dirigido por Daniel Frynta, de la Universidad Carolina de la República Checa, ha elaborado una nueva teoría: la fobia a las arañas podría remontarse al miedo a los escorpiones, cuyo físico tiene ciertas similitudes con el de las arañas, escribe el grupo en la revista Scientific Reports.

Más temidos que los insectos

Para comprobar este supuesto, los científicos presentaron a más de 300 participantes una amplia selección de bichos, entre los que se encontraban varias especies de araña, escorpiones, cucarachas, tijeretas, saltamontes y escarabajos. Solicitaron a los participantes que indicaran, en una escala de siete puntos, cuán bellos, desagradables y aterradores les parecían los animales.

Según descubrieron, los voluntarios consideraban que las arañas, los escorpiones y otros miembros del grupo Chelicerata eran los más repugnantes. Además, tendían a enfrentarse a ellos con miedo. Los insectos, en cambio, eran percibidos como los más inofensivos.

Estos hallazgos sugieren que el miedo a las arañas podría estar relacionado en una suerte de temor generalizado a los animales con garras en la mandíbula, indican los investigadores. Según apuntan, los escorpiones, que son probablemente los animales mandibulados más peligrosos para los humanos, son la razón de ello. A diferencia de las arañas, que causan unas 200 muertes al año en todo el mundo, los escorpiones son el motivo de fallecimiento de unas 2.600 personas anualmente, señalan los autores. Además, en África y Oriente Medio, las especies de escorpiones venenosos también pueden haberse cruzado en el camino de los primeros humanos.

Daniela Mocker

Referencia: «Emotions triggered by live arthropods shed light on spider phobia». D. Frynta et al. en Scientific Reports, vol. 11, 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.