Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

10 de Mayo de 2019
ETOLOGÍA

¿Sueñan las sepias?

Estos invertebrados marinos muestran un comportamiento que se asemeja al sueño, con ciclos de movimientos oculares rápidos.

[Getty Images]

Las sepias son conocidas por su complejo camuflaje, así como por sus caleidoscópicas exhibiciones para cautivar a sus parejas y atraer a sus presas. Estos parientes cercanos de los calamares y pulpos logran tales hazañas a través de millones de cromatóforos, diminutos sacos de pigmento bajo la piel unidos a fibras musculares que se contraen o relajan para dejar ver los colores en la superficie del animal. Un nuevo estudio ha descrito que las sepias en reposo cambian cíclicamente de color y mueven sus extremidades en fases que se asemejan al sueño con movimientos oculares rápidos (MOR).

Muchos animales experimentan MOR, una fase del sueño que puede conllevar movimientos de los ojos y pérdida del tono muscular; en humanos y algunos otros mamíferos, a menudo está relacionado con períodos en los que se sueña. La primera autora del estudio, Teresa Iglesias, bióloga del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa, todavía no puede afirmar que las sepias experimenten el mismo tipo de sueño que nosotros, pero la fase activa de los animales mientras descansan es similar al sueño MOR observado en los humanos y otros vertebrados. Aunque el linaje que incluye a la sepia divergió de los vertebrados hace unos 500 millones de años, los hallazgos del estudio sugieren un origen evolutivo común para el sueño, comenta.

Iglesias y sus colaboradores filmaron sepias en tanques de laboratorio durante 24 a 48 horas cada vez. Mientras los animales descansaban, mostraron MOR en períodos que duraban entre dos y tres minutos. Hicieron movimientos esporádicos de brazos y ojos, y los cromatóforos alrededor de sus ojos se oscurecieron. Estos fenómenos no se observaron durante la vigilia o en las fases inactivas de sus ciclos de «sueño». Los investigadores publicaron los hallazgos en el Journal of Experimental Biology el pasado enero.

«El sueño es un fenómeno neural, más que conductual», observa la psicóloga Jennifer Mather, experta en cefalópodos de la Universidad de Lethbridge, en Alberta, que no participó en el reciente trabajo. Los ciclos de actividad cerebral de un animal durante el reposo, explica, hacen pensar que el sueño influye en la estabilización de los circuitos neuronales y el procesamiento de la información recién adquirida. El comportamiento similar a los MOR observado en la sepia podría indicar que su cerebro está experimentando un proceso parecido, apunta la experta.

Pero ¿sueñan las sepias? «Podemos especular todo lo que queramos», comenta Mather. «Es una cuestión difícil porque ni siquiera creo que sepamos por qué soñamos.» Iglesias sostiene que no es imposible, pero no hay suficientes pruebas para responder a esa pregunta. «De momento, la conclusión es que necesitamos indagar más y mantener la mente abierta.»

Jim Daley/Scientific American

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Scientific American.

Referencia: «Cyclic nature of the REM sleep-like state in the cuttlefish Sepia officinalis». Teresa L. Iglesias et al. en Journal of Experimental Biology, 222: jeb174862, enero de 2019.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.