Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

29 de Julio de 2020
Percepción

También los humanos aguzamos las orejas

Cuando oímos un sonido que nos resulta interesante, movemos involuntariamente las orejas en su dirección para percibirlo mejor.

Nuestra especie puede haber conservado un sistema de orientación vestigial del pabellón auricular, el cual ha persistido en el cerebro durante unos 25 millones de años. [Istock/ Oleksandr-Shchus]

Del mismo modo que los conejos, perros, gatos o caballos, los humanos aguzamos las orejas cuando percibimos un sonido o ruido interesante, o al menos eso tratamos de hacer aunque no seamos conscientes de ello. De hecho, los movimientos son tan sutiles que no resultan visibles a simple vista, aunque se pueden detectar si se registra la actividad de los músculos alrededor de las orejas. Un equipo de la Universidad del Sarre describen en eLife cómo han llegado a este hallazgo.

Según explican, no solo examinaron la actividad muscular de los participantes, sino que también filmaron el movimiento de sus respectivas orejas. Comprobaron que cada vez que los sujetos escuchaban un sonido inesperado o si se les pedía que se concentraran en una de dos fuentes sonoras mostraban actividad muscular en las orejas. El análisis de las imágenes demostró que los músculos movían el pabellón auricular según el tipo de sonido y su dirección, tanto hacia arriba como hacia atrás. Los investigadores interpretan esa manifestación como un intento de movimiento direccional.

Sistema vestigial

Los autores señalan que este «fósil neural» ha acompañado a los humanos y a otros primates durante unos 25 millones de años. Se desconoce por qué tanto unos como otros perdieron la capacidad de alinear las aurículas con los sonidos. En cualquier caso, indican, ha quedado un vestigio de ese sistema de orientación.

Daniel Strauss, autor principal del estudio, afirma en un comunicado de prensa que los resultados de este estudio podrían tener un uso práctico, por ejemplo, para desarrollar audífonos más refinados. Por lo general, las personas que utilizan un audífono hoy en día presentan dificultades para distinguir entre los sonidos que acontecen de manera simultánea. El movimiento de los músculos del oído podría resultar de utilidad: el audífono podría alinear los micrófonos direccionales del aparato en la dirección adecuada.

Jan Dönges

Referencia: «Vestigial auriculomotor activity indicates the direction of auditory attention in humans». Daniel J. Strauss et al. publicado en línea en eLife, julio de 2020.

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.