Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

5 de Mayo de 2020
Consciencia

Test olfativo para diagnosticar el estado de consciencia

Con frecuencia, resulta difícil determinar el grado de consciencia de una persona que ha sufrido un daño cerebral grave. Una prueba de olfato podría ayudar a establecer el diagnóstico.

En el reciente estudio, los pacientes con un daño cerebral grave que respondieron a los estímulos olfativos mostraron una mayor supervivencia a largo plazo. [iStock/ Shironosov]

Diagnosticar el estado de consciencia de una persona que ha sufrido una lesión cerebral grave y que apenas responde o incluso no reacciona al mundo exterior, a menudo resulta difícil para los médicos. También es complicado predecir si el paciente recuperará la consciencia. Investigadores dirigidos por Noam Sobel, del Instituto de Ciencia Weizmann en Rehovot (Israel), han desarrollado una prueba de olfato relativamente simple que, al parecer, facilita diagnosticar y pronosticar el estado del afectado. Su trabajo se publica en Nature.

Para el estudio, los investigadores reclutaron a 43 pacientes que habían sufrido un daño cerebral grave y que no respondían a los estímulos. Tras ofrecerles una explicación previa —a la que ninguno de los participantes reaccionó de forma alguna—, los científicos sostuvieron bajo la nariz de cada uno de ellos un recipiente que desprendía bien un olor agradable (a champú) o bien desagradable (a pescado podrido). En condiciones normales, el cerebro responde rápidamente a los olores; cuando algo apesta, se reduce la respiración nasal, por ejemplo.

Mayor reacción, mejor pronóstico

Los autores evaluaron precisamente esa reacción. Mediante una sonda midieron cuánto aire inhalaban por la nariz los sujetos en respuesta a los olores. Como condición de control utilizaron un olor neutro. De esta manera, lograron distinguir los pacientes que presentaban un estado vegetativo (tenían reflejos básicos, pero no mostraban ningún signo de consciencia) de los que se encontraban en un estado de consciencia mínima (percibían estímulos exteriores de manera limitada). Por lo general, estos últimos tomaban menos aire cuando se les exponía a estímulos olorosos, fueran buenos o malos.

El cien por cien de los participantes que respondieron a las muestras de olor mostró mejoras en su estado de consciencia en los meses y años posteriores. Incluso recuperaron la consciencia por completo, señalan los investigadores. Al cabo de tres años y medio, el 91 por ciento de estos pacientes vivía. En cambio, en el grupo de los que no reaccionaron de ninguna forma a los olores, más del 60 por ciento falleció.

Si estudios posteriores confirman estos resultados, la prueba de olfato podría ayudar a mejorar el diagnóstico y pronóstico de los pacientes con daño cerebral grave, indican los autores. En la actualidad, alrededor del 40 por ciento de las evaluaciones en estos casos son erróneas.

Daniela Zeibig

Referencia: «Olfactory sniffing signals in consciousness in unresponsive patiens with brain injures», por A. Arzi et al., publicado en línea en Nature el 29 de abril de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.