Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

27 de Febrero de 2020
Farmacología

Un compuesto del cannabis para vencer la resistencia a los antibióticos

El cannabigerol presenta la capacidad de eliminar bacterias de tipo Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, así como de inhibir el crecimiento de las biopeliculas que forma este microorganismo sobre distintas superficies.

El hallazgo abre la posibilidad de usar compuestos derivados del cannabis como estrategia para resolver la crisis de las bacterias tolerantes a fármacos antibióticos. En la imagen, células de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina. [Librería de imágenes del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (SARM); CC0 Dominio público (hoja de cannabis)]

La creciente resistencia a los antibióticos constituye un grave problema de salud pública a escala mundial. Por ello, desde hace años, la comunidad científica centra sus esfuerzos en buscar nuevas estrategias y compuestos para luchar contra las bacterias resistentes. Ahora, un artículo, publicado en tiempo reciente por la revista ACS Infectious Diseases, ahonda en el estudio del conocido, pero poco explorado, potencial antibacteriano de ciertos compuestos del cannabis (Cannabis sativa).

En su trabajo, Eric D. Brown y su equipo, de la Universidad McMaster en Cánada, en colaboración con científicos de la Universidad de Alejandría en Egipto, muestran que el cannabigerol, un cannabinoide que no altera la función cerebral, presenta la capacidad de resolver la infección por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, o SARM.

Sin embargo, esta no fue la única molécula que los autores investigaron; pues también evaluaron la acción del cannabicromeno, el cannabidiol, el cannabinol, el tetrahidrocannabinol (THC), así como otros precannabinoides y moléculas sintéticas contra el microorganismo y su habilidad para formar biofilms bacterianos. Estas estructuras, compuestas por varias colonias microbianas dispuestas de forma altamente ordenada, recubren superficies vivas o inertes, y contribuyen tanto a la virulencia, como a la persistencia del SARM.

De acuerdo con los datos, de entre todos los compuestos, el cannabigerol resultó ser el más efectivo. En concreto, incluso en concentraciones muy bajas, la molécula inhibió la formación de los tapices de microorganismos en un 50 por ciento. Asimismo, el cannabigerol también eliminó de forma eficaz las bacterias persistentes, es decir aquellas que presentan tolerancia a distintos tipos de antibióticos. De forma interesante, la exposición repetida a dosis letales del compuesto no generó mutantes SARM resistentes.

Experimentos realizados en ratones infectados por la bacteria corroboraron estos buenos resultados, ya que la administración del cannabigerol redujo la presencia microbiana en el organismo de los animales.

Pero, ¿cuál es el mecanismo antibacteriano de la molécula? Al parecer, el cannabigerol actuaría sobre la membrana citoplasmática del microorganismo y alteraría su función. Dado que la integridad de este componente celular resulta esencial para la supervivencia del microbio, ello ocasionaría su muerte.

Finalmente, los autores demostraron que el uso del cannabigerol junto con el antibiótico polimixina B también permitiría eliminar bacterias Gram negativas resistentes, como Escherichia coli o Klebsiella pneumoniae. No obstante, a diferencia de los microorganismos Gram positivos, entre los que se haya SARM, estos patógenos presentan una envoltura que recubre la membrana celular. Así pues, la eficacia del cannabinoide dependería de la permeabilización previa de esta cobertura.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Uncovering the hidden antibiotic potential of cannabis», de M. A. Farha et al., en ACS Infectious Disease, publicado el 4 de febrero de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.