Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 13/12/2018

Tecnología

Un dispositivo para medir nuestra exposición al sol

Colocado en la piel o la ropa, el pequeño aparato aporta datos sobre la cantidad de radiación ultravioleta, visible e infrarroja que acumula el organismo. Destacan sus múltiples aplicaciones tanto cosméticas como médicas.

Science Translational Medicine

Menear

Del tamaño de un botón y resistente a cualquier actividad al aire libre, el novedoso dispositivo aporta datos precisos acerca de la radiación acumulada que recibe nuestro organismo. [Pixabay]

Exponer nuestra piel a los rayos del sol conlleva múltiple beneficios, pues facilita la síntesis de vitamina D e incluso puede ayudar a tratar algunos trastornos del sueño. Sin embargo, en exceso, aparecen dolorosas quemaduras, a la vez que aumenta el riesgo de padecer cáncer. Así pues, hallar el equilibro no resulta tarea fácil.

Asimismo, la tecnología diseñada para medir la cantidad de radiación que incide en nuestro organismo es poco fiable, costosa, pesada y difícil de manejar. Hasta ahora.

Según publica la revista Science Translational Medicine, John A. Rogers y su equipo, de la Universidad del Noroeste en Illinois, y sus colaboradores de otros centros de investigación estadounidenses, surcoreanos y japoneses, han desarrollado un dispositivo pequeño, portable, sin batería, resistente al agua, capaz de aportar datos sobre la exposición a la luz ultravioleta, visible e infrarroja de forma instantánea y en tiempo real.

El aparato, de 8 milímetros de diámetro, 1.1 de grosor y 51.2 milígramos de peso, transmite las medidas a cualquier teléfono móvil, tableta u ordenador mediante la tecnología de comunicación de campo cercano o NFC. Por su reducido tamaño puede colocarse a modo de pendiente o pulsera, en la montura de las gafas o en cualquier superficie de la piel expuesta a la luz.

A fin de evaluar su funcionalidad y portabilidad, 9 voluntarios realizaron actividades al aire libre durante las horas de máxima exposición solar, es decir de 9 de la mañana a 4 de la tarde. Un segundo estudio, contempló el rendimiento del dispositivo en un medio acuático, como una piscina, también a lo largo de la franja horaria más soleada del día. Los datos recogidos mostraron de forma precisa la cantidad de radiación acumulada que recibieron los sujetos y, que además, resultó distinta para cada uno de ellos.

El estudio también corroboró la existencia de diferencias entre las distintas partes del cuerpo. Así pues, las medidas más elevadas correspondieron a la cara externa de los brazos, mientras que las menores a la interna.

En lo concerniente a la sensibilidad y precisión, los científicos destacan que el nuevo dispositivo es comparable a los instrumentos tradicionales de laboratorio.

A nivel práctico, el aparato podría usarse tanto para fines cosméticos y de belleza, por ejemplo el control del bronceado o el envejecimiento de la piel, como en un contexto médico y de salud. Así, el instrumento podría ayudar a controlar la exposición a la luz azul, responsable de modificar el ritmo circadiano del organismo y alterar los ciclos de descanso. Además, también permitiría monitorizar el progreso de las fototerapias aplicadas a fin de reducir los niveles de bilirrubina en bebés recién nacidos.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Wireless, battery-free, flexible, miniaturized dosimeters monitor exposure to solar radiation and to light for phototherapy», de S. Y. Heo et al., en Science Translational Medicine; 10:eaau1643, publicado el 5 de diciembre de 2018.

Artículos relacionados