Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 17/01/2017

Paleontología

Un fósil del Cámbrico y sus parientes actuales

Los hiolitos desaparecieron en la mayor extinción masiva de la historia; sin embargo, hoy, tanto tiempo después, se pueden reconocer sus afinidades con los braquiópodos.

Nature

Menear

El hiolito, fósil del Cámbrico, está emparentado con los braquiópodos actuales [Danielle Dufault / Museo Real de Ontario].

Un cuerpo puntiagudo, con forma de cono de helado, de cuya parte anterior no solo salen dos tentáculos, sino dos cuernos que se curvan elegantemente: las opiniones acerca de qué llevaban dentro los hiolitos, desaparecidos hace más 250 millones de años, divide desde hace mucho a los expertos. Ahora, el grupo paleontológico de Joseph Moysiuk, aún estudiante de la Universidad de Toronto, ha investigado 1500 ejemplares fósiles de este misterioso animal marino. Gracias a la anatomía de las partes blandas bien conservadas, han llegado a la conclusión sobre su controvertida taxonomía de que no se trataba de moluscos, sino de un pariente de los braquiópodos que hoy viven en todos los mares.

Los hiolitos eran unas de esas desconcertantes criaturas de los mares del Cámbrico de hace más de 500 millones de años. Los habitaron durante eones. Su final llegó con la mayor extinción masiva de la historia de la Tierra, hará unos 250 millones de años. Sus restos, sin embargo, han subsistido en yacimientos como el de los famosos esquistos de Burgess, en las Montañas Rocosas canadienses. De esos fósiles han deducido Moysiuk y su equipo cuáles fueron sus parentescos y formas de vida: los curiosos cuernos, por ejemplo, podían rotar; el animal los usaba para apoyarse.

Más información en Nature.
Fuente: spektrum.de/Lars Fischer.

 

Artículos relacionados