Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

24 de Mayo de 2018
Ictus

Un gel capaz de reparar el tejido cerebral dañado

El material, inyectado en el cerebro de ratones, estimularía el crecimiento neuronal y la formación de nuevos vasos sanguíneos después de un ictus.

La inyección de un gel de ácido hialurónico en el punto de lesión permitiría recuperar las conexiones neuronales deterioradas tras un ictus. En la imagen, tejido cerebral de ratón regenerado. Se observan los vasos sanguíneos (rojos) y las neuronas [verde] de nueva formación, así como núcleos celulares (azul). [L. R. Nih et al./Nature]

¿Es posible regenerar el tejido cerebral tras un ictus? Sin duda, ello supondría un gran avance en el tratamiento de los pacientes. Por desgracia, el cerebro no posee la capacidad de restablecer las conexiones neuronales deterioradas y recuperar su función. Ahora, sin embargo, investigadores de la Universidad de California en los Ángeles y la Universidad de Durham han desarrollado un gel que promovería la reparación de la lesión ocasionada por el accidente cerebrovascular.

El trabajo, liderado por Tatiana Segura y publicado por la revista Nature Materials, evaluó, en ratones, el potencial terapéutico de una matriz de ácido hialurónico. El material se modificó a fin de contener y liberar moléculas capaces de promover la formación de vasos sanguíneos. Ello favoreció el restablecimiento del flujo de sangre en la zona infartada. Además, la nueva estructura de conductos vasculares mostró gran parecido, en cuanto a funcionalidad y ramificación, con las existentes en áreas no dañadas.

Durante el desarrollo, la creación de venas, arterias y capilares, proceso también conocido como angiogénesis, resulta esencial para la formación y maduración del sistema nervioso central. Según los resultados, el gel indujo el crecimiento de axones neuronales que recubrieron por completo la lesión, dieciséis semanas después de su inyección. Las nuevas conexiones se estructuraron alrededor de los vasos sanguíneos, recién acaecidos a raíz de la aplicación del material. Este hecho confirmaría la implicación de la red vascular en la regeneración del tejido cerebral.

Pero, ¿hasta dónde alcanza dicha recuperación? Es un hecho conocido que el ictus puede afectar la movilidad de las extremidades. Por consiguiente, los científicos evaluaron la función motora de los animales, que mejoró de forma notable tras el tratamiento.

Para Segura y su equipo, la matriz de ácido hialurónico y factores de crecimiento actuaría como un «andamio», una estructura capaz de rellenar el vacío de la cicatriz y promover la regeneración del tejido. Asimismo, el gel resultó biodegradable, pues con el tiempo el organismo lo absorbió y desapareció.

El estudio se diseñó a fin de analizar el efecto de una intervención terapéutica temprana tras el ictus cerebral. Es decir, el material se administró 5 días después del daño, hecho que equivale a un período de 2 meses en humanos. Futuros experimentos determinarán la posibilidad de regenerar el cerebro en tiempos más tardíos.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Dual-function injectable angiogenic biomaterial for the repair of brain tissue following stroke», de L. R. Nih et al. en Nature Materials, publicado el 21 de mayo de 2018.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.