Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

18 de Diciembre de 2018
astrofísica

Un neptuno caliente se evapora (y explica por qué hay tan pocos)

Hay muchos minineptunos, pero solo unos pocos grandes neptunos calientes. Hasta ahora se desconocía la razón. Gliese 3470b ofrece quizá una respuesta.

¿Por qué hay tan pocos neptunos calientes? [NASA, ESA y D. PLAYER (STSCI)].

Entre los apenas 4000 exoplanetas que se conocen abundan los jupíteres calientes y los planetas rocosos con un tamaño como el de la Tierra. Hay, en cambio, un tipo que, por lo que se sabe hasta ahora, es bastante raro: los neptunos calientes, unos planetas gaseosos relativamente pequeños (como tales) que describen una órbita bastante ceñida en torno a su estrella y que, por lo tanto, al contrario que nuestro Neptuno, no están congelados. Vincent Bourrier, de la Universidad de Ginebra, y su equipo describen en Astronomy & Astrophysics un exoplaneta que podría aclarar por qué no hay muchos neptunos calientes. Gliese 3470b es, sin embargo, uno de esos neptunos calientes, pero resulta que va menguando: su atmósfera se evapora a una velocidad nunca vista hasta ahora y va desapareciendo por ello progresivamente.

El ritmo al que desaparece la cubierta gaseosa del planeta respalda la hipótesis de que los neptunos calientes se encogen y convierten en poco tiempo en minineptunos, que hasta cierto punto abundan en el universo. A partir del ritmo de la evaporación calculan esos astrónomos que la masa de Gliese 3470b se habrá quedado en unos miles de millones de años en la mitad. Su atmósfera de hidrógeno se irá perdiendo regularmente en el espacio. Al final, el planeta será un minineptuno o incluso una supertierra, afirman los astrónomos.

Antes, ya se había descrito un exoplaneta, Gliese 436b, que se evapora, pero Gliese 3470b lo hace cien veces más deprisa. Este, a unos seis millones de kilómetros de su estrella, está mucho más caliente, lo que explica fácilmente la mayor rapidez de la evaporación. Por comparar: Mercurio está a 58 milones de kilómetros del Sol. Gliese 436b gira además alrededor de una enana roja bastante vieja y fría, mientras que la enana roja de Gliese 3470b es mucho más joven y caliente. Gliese 3470b es menos denso que Gliese 436b, con lo que su fuerza gravitatoria es más débil, así que es más fácil que la cubierta gasesosa se desprenda. La temperatura de la atmósfera de los neptunos calientes es de más de 900 grados, mientras que en el Neptuno de nuestro sistema solar está a unos 200 grados bajo cero.

Daniel Lingenhöhl / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Hubble PanCET: an extended upper atmosphere of neutral hydrogen around the warm Neptune GJ 3470b», de V. Bourrier et al. en Astronomy & Astrophysics, volumen 620, diciembre de 2018, a147.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.