Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 21/02/2018 - Astronomía

    La tormenta que se muere en Neptuno

    En solo tres años, una tormenta del hemisferio sur de Neptuno se ha encogido visiblemente y seguramente desaparecerá por completo enseguida. Comparte así la suerte de otras cuatro grandes tormentas que solo perduraron unos años.

  • 21/02/2018 - Energía

    Un nuevo enfoque para las baterías recargables

    Una membrana en forma de red metálica permite resolver un antiguo problema del que adolecían las baterías de electrodo fundido. El hallazgo augura una nueva vía para el almacenamiento de energía solar y eólica.

  • 20/02/2018 - Geofísica

    Coros y auroras (con un vídeo)

    Una teoría explicaba un tipo de auroras boreales y australes que presentan características periódicas. Un satélite artificial japonés ha comprobado que es correcta. Un vídeo creado por los científicos del proyecto exhibe representaciones de los «sonidos» de las ondas electromagnéticas, conocidas como «coro» o «estribillo», que intervienen en el fenómeno y de las trayectorias de los electrones generadores de esas auroras.

  • 20/02/2018 - Párkinson

    ¿El ion calcio favorece el desarrollo de la enfermedad de Parkinson?

    El catión, además de modular la interacción entre las vesículas sinápticas y la alfa-sinucleína, podría promover la agregación de esta proteína.

  • 19/02/2018 - Materiales

    Las fibras de seda pueden confinar la luz

    El hallazgo promete aplicaciones en ingeniería, biomedicina y el diseño de metamateriales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 07/02/2018

Arqueología

Un osario del Gran Ejército Vikingo y las sutilezas del carbono 14

En el siglo IX, el Gran Ejército Vikingo atacó Inglaterra desde Dinamarca. Murieron también muchos vikingos. Se ha confirmado ahora lo que se sospechaba: los restos de muchos de ellos se encuentran en un enterramiento colectivo de Derbyshire. Para resolver unas discrepancias en la datación de los restos ha habido que tomar en cuenta qué comían aquellas personas.

Antiquity

Menear

Unas dataciones con carbono 14 distorsionadas habían causado cierta confusión sobre el origen de los restos humanos de un osario inglés. Se confirma ahora que se trata de huesos de vikingos del siglo IX, tal y como hacían pensar los demás indicios [Cat Jarman, fragmento].

A finales del siglo IX, los que hoy llamaríamos franceses e ingleses temían sobre todo un peligro: a los vikingos, que venían del norte hasta sus tierras y las saqueaban y en parte conquistaban. Fue sobre todo el llamado Gran Ejército Vikingo el que sembró la inquietud y el pánico. A partir de 865, más o menos, empezó a atacar y ocupar Inglaterra; a partir de 871 se reforzó con el Gran Ejército de Verano, que venía de Escandinavia. Varios miles de guerreros atacaron en distintas batallas a los reinos anglosajones de East Anglia y Northumbria. Y muchos llegaron allá para quedarse; a los soldados les siguieron sus familias, que ocuparon parte de los territorios conquistados. En 873 y 874 esos ejércitos se dirigieron también contra Mercia, cuyo rey tuvo finalmente que exiliarse. A continuación establecieron sus cuarteles de invierno en la actual Repton, en Derbyshire (entre el centro y el norte de Inglaterra, en el interior de la isla).

Allí, más de mil años después, los arqueólogos descubrieron y sacaron a luz un enterramiento masivo. No estaba claro si se trataba solo de restos de escandinavos o si los cerca de 300 cadáveres se habían ido acumulando allí a lo largo de unos siglos. Los datos del radiocarbono tomados por Cat Jarman, de la Universidad de Bristol, y sus colaboradores han determinado ahora que los restos son del tiempo del Gran Ejército Vikingo, tal y como explican en la revista científica Antiquity.

Entre los huesos de al menos 264 personas se han encontrado armas vikingas y otros objetos de origen escandinavo, entre ellos cinco monedas que corresponden a los años entre 872 y 875. Algunos de los muertos muestran señales de haber padecido graves heridas, así que es probable que cayesen en el campo de batalla o que esas lesiones les llevaran después a la muerte. Todo hablaba, pues, a favor de la hipótesis vikinga; sin embargo, los anteriores análisis de carbono radiactivo parecían establecer que el sitio había servido como lugar de enterramiento durante siglos: algunos restos parecían ser de los siglos VII u VIII, no del IX. «Se debió al llamado efecto de las grandes masas de agua de mar», dice Jarman. «Hace que parezca que los huesos son más viejos». Cuando se come mucho pescado u otros alimentos sacados del mar, las medidas del radiocarbono quedan alteradas porque el contenido de carbono 14 acumulado en el cuerpo varía según el de aquello que se come, distinto a su vez si procede del mar que cuando es de tierra. Los huesos de quienes tuvieron como despensa el mar (lo que se puede determinar con otros isótopos, en este caso el carbono 13) parecerán, por esa distorsión de los análisis, más viejos que los de quienes se alimentaban sobre todo de productos terrestres.

En el recinto se encontró también una tumba doble en la que, seguramente, se enterró a dos guerreros de alto rango; también procede de la época de las batallas. A uno de los muertos lo acompañaba una imagen del martillo de Thor, aparte de una espada y otros artefactos. Sufrió graves heridas en combate, y hasta tenía el pene amputado. El fémur izquierdo presentaba un gran corte, y entre las piernas le pusieron un colmillo de jabalí, quizá para compensar la pérdida del órgano genital.

Bien puede que donde el osario hubiese un mausoleo real de los señores de Mercia, derruido por los conquistadores antes de que destinasen el lugar a sus fines. Alrededor del 20 por ciento de los enterrados eran mujeres. Esto respalda la idea de que podían también desempeñar un importante papel como guerreras en el campo de batalla.

Daniel Lingenhohl  / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «The Viking Great Army in England: new dates from the Repton charnel», de Catrine L. Jarman et al.,en Antiquity, publicado en línea el 2 de febrero de 2018.

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.