11 de Julio de 2022
estrés

Una breve formación puede prevenir el estrés en los jóvenes

Una sesión en línea de media hora ayuda a escolares y universitarios a gestionar el estrés de forma duradera.

Un cursillo en línea de 30 minutos se ha mostrado eficaz a la hora de ayudar a los jóvenes a gestionar el estrés. [NO_LIMIT_PICTURES/ GETTY IMAGES/ ISTOCK]

Un cursillo de tan solo 30 minutos puede mejorar la gestión del estrés a largo plazo en los adolescentes, ha demostrado un equipo dirigido por investigadores de la Universidad de Texas. Según informan en Nature, no solo las calificaciones de los alumnos socialmente desfavorecidos mejoraron una vez completado el programa de media hora, sino que también se mostraron menos ansiosos durante la pandemia de la COVID-19.

Los científicos llevaron a cabo seis experimentos con más de 4.000 participantes. En uno de ellos pidieron a los alumnos que imaginaran una situación psicológicamente estresante o bien que pronunciaran un discurso espontáneo ante un público escéptico. A continuación, debían resolver problemas aritméticos en público. Si los voluntarios habían completado previamente la breve formación sobre el estrés, las tareas les resultaban menos estresantes, afirmaron los propios participantes. Las mediciones fisiológicas (la actividad cardíaca, entre otras evaluaciones) confirmaron la observación subjetiva.

Pero la pregunta crucial que se plantearon los autores fue la siguiente: ¿transferían los participantes las lecciones aprendidas a su vida cotidiana o los efectos de la formación desaparecían al poco tiempo? Con el fin de comprobarlo, los investigadores solicitaron a los alumnos de 14 a 16 años de edad que completaran la sesión en línea. En su mayoría, estos adolescentes procedían de familias de color y con un bajo poder adquisitivo. «Seleccionamos este grupo, porque los estudiantes que se enfrentan a una combinación de desventajas socioeconómicas y exigencias escolares desafiantes son particularmente propensos a sufrir estrés crónico», escriben los autores.

Dos semanas después del entrenamiento para gestionar el estrés, todos los participantes cumplimentaron un cuestionario dos veces al día y durante una semana. También se les tomaron muestras de saliva. En comparación con el grupo de control, los jóvenes que completaron el cursillo mostraron una mayor autoestima, sobre todo, en los días que efectuaban actividades estresantes. Además, sus niveles de cortisol (hormona del estrés) eran más bajos.

Los investigadores también evaluaron las notas finales del curso escolar de los alumnos. Según constataron, en el grupo de los escolares que habían trabajado la gestión del estrés durante 30 minutos medio año antes, 63 de cada 100 participantes aprobaron asignaturas especialmente exigentes, entre ellas, ciencias y matemáticas. En el grupo de control, el número de aprobados se redujo a 47 de cada 100 estudiantes.

También funciona en los universitarios

Cuando las universidades adoptaron la enseñanza a distancia en marzo de 2020 a causa de la pandemia del coronavirus, los científicos determinaron investigar el rendimiento de los universitarios tras participar, unos meses antes, en el programa para el manejo del estrés. Con ese fin, pidieron a los estudiantes que respondieran un cuestionario sobre miedos y preocupaciones. Los voluntarios obtuvieron puntuaciones de ansiedad más bajas que las de sus compañeros que no habían participado en el entrenamiento. Sin embargo, ello solo se observó en los sujetos que se habían descrito previamente a sí mismos como susceptibles al estrés.

La idea básica que subyace en esta breve formación en línea radica en que el estrés no es fundamentalmente negativo: una situación estresante también ofrece la oportunidad de aprender de ella. Además, la reacción física al estrés puede conducir a una mejora del rendimiento. Los investigadores combinaron estas dos maneras de pensar en un «enfoque sinérgico». Tras el entrenamiento, el participante debería evaluar de forma diferente la situación que provoca el estrés, así como su propia reacción ante ella y, de ese modo, volverse más resistente y eficiente en tales circunstancias. Los psicólogos describen el enfoque como «sinérgico», porque la enseñanza solo tuvo efectos positivos cuando se combinaron ambas «mentalidades».

Aunque esta breve formación está diseñada para gestionar el estrés durante los años de escolarización y universitarios, los experimentos con los adolescentes que se encontraban en una situación socioeconómica desfavorecida y las encuestas durante el primer confinamiento debido a la pandemia han demostrado que este novedoso enfoque sinérgico también puede transferirse a otras situaciones difíciles. Por ello, los psicólogos prevén adaptar el método para otros contextos. Sin embargo, esta breve formación no puede sustituir a una terapia, advierte la psicóloga Emma Ashworth, de la Universidad John Moores de Liverpool, quien no participó en el estudio.

Anton Benz

Referencia: «A synergistic mindsets intervention protects adolescents from stress». David S. Yeager et al., publicado en línea en Nature, 6 de julio de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.