1 de Febrero de 2022
GENÉTICA

Una mutación explica la gran variedad de tamaños que presentan los perros

La variante genética procede probablemente de lobos antiguos.

Los perros difieren en tamaño más que cualquier otro mamífero. [Pexels]

Desde los chihuahuas hasta los grandes daneses, los perros difieren más en tamaño que cualquier otra especie de mamífero en el planeta. Una mutación detrás de tal variación se ha rastreado hasta una fuente inesperada: los lobos antiguos.

La mutación se encuentra cerca de un gen llamado IGF1, que los investigadores señalaron hace 15 años como un factor importante en la variación de tamaño de los perros domésticos. Fue el primero de alrededor de dos docenas de tales genes identificados. Pero los esfuerzos para identificar la variante genética responsable de ducha variación no había dado resultado, hasta ahora.

«IGF1 ha sido una piedra en el zapato», dice Elaine Ostrander, genetista del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano de EE. UU. en Bethesda, Maryland, quien dirigió el estudio de 2007 que identificó por primera vez el papel de IGF1 en el tamaño del perro y el estudio publicado el 27 de enero en Current Biology que ahora completa la búsqueda.

Los perros antiguos, domesticados de los lobos en los últimos 30.000 años, diferían en tamaño hasta cierto punto. Pero las diferencias de tamaño extremas actuales (las razas más grandes son hasta 40 veces más grandes que las más pequeñas) surgieron en los últimos 200 años, cuando los humanos establecieron razas modernas.

Ostrander y sus colegas, incluida la genetista Jocelyn Plassais del INSERM-Universidad de Rennes, Francia, analizaron los genomas de más de 1.400 cánidos, incluidos perros antiguos, lobos, coyotes y 230 razas de perros modernas.

Crecimiento controlado

Cuando compararon la variación en la región alrededor del gen IGF1 con el tamaño corporal en perros y cánidos salvajes, se destacó una variante. Se encuentra en un tramo de ADN que codifica una molécula llamada ARN largo no codificante, que participa en el control de los niveles de la proteína IGF1, una potente hormona del crecimiento.

Los investigadores identificaron dos versiones, o alelos, de la variante. En todas las razas, los perros con dos copias de un alelo tendían a pesar menos de 15 kilogramos, mientras que dos copias de la otra versión eran más comunes en perros que pesaban más de 25 kilogramos. Los perros con una copia de cada alelo tendían a ser de tamaño intermedio, dice Ostrander. Los caninos con dos copias del alelo de cuerpo grande también tenían niveles más altos de la proteína IGF1 en la sangre, en comparación con los que tenían dos copias del alelo «pequeño». 

Cuando los investigadores observaron los genomas de otros cánidos, encontraron una relación similar. «Esta no era solo una historia de perros. Esta era una historia de lobos y una historia de zorros y una historia de coyotes y una historia de todo. Era de todos los caninos», dice Ostrander. 

Antepasados ​​diminutos

Los investigadores creen que el alelo vinculado a los cuerpos pequeños es, evolutivamente, mucho más antiguo que la versión de cuerpo grande. Los coyotes, chacales, zorros y la mayoría de los otros cánidos que analizaron tenían dos copias de la versión «pequeña», lo que sugiere que esta versión estaba presente en un ancestro común de estos animales.

No está claro cuándo evolucionó el alelo de cuerpo grande. Los investigadores encontraron que un antiguo lobo que vivió en Siberia hace unos 53.000 años portaba una copia de esta versión. Otros lobos antiguos y los lobos grises modernos tienden a tener dos, lo que sugiere que el alelo de cuerpo grande podría haber sido beneficioso para los lobos.

La opinión predominante entre los científicos solía ser que el tamaño corporal pequeño probablemente estaba relacionado con cambios genéticos relativamente nuevos, potencialmente exclusivos de los perros domésticos, dice Robert Wayne, biólogo evolutivo de la Universidad de California en Los Ángeles. «Esto le da la vuelta a toda la historia. Eso es lo maravilloso de todo esto».

El estudio podría ser una señal de que los perros fueron domesticados a partir de lobos de cuerpo más pequeño, diferentes a las poblaciones actuales de lobos grises, dice Elinor Karlsson, genetista de la Facultad de Medicina Chan de la Universidad de Massachusetts, en Worcester. «Ni siquiera sabemos cómo eran los lobos que dieron lugar a los perros», dice.

Los investigadores también advierten que la historia del tamaño del perro está lejos de estar completa. Plassais quiere averiguar cómo las variantes influyen en los niveles de la proteína IGF1. Y la variante no es el único determinante del tamaño en los perros: el gen IGF1 en sí mismo representa alrededor del 15 % de la variación entre razas.

«No estamos hablando de una mutación que haga que un lobo sea del tamaño de un chihuahua», dice Karlsson. «Estamos hablando de una de las muchas mutaciones que tiende a hacerte un poco más pequeño».

Ewen Callaway/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Natural and human-driven selection of a single non-coding body size variant in ancient and modern canids»; J. Plassais et al. en Current Biology, 27 de enero de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.