Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

18 de Junio de 2019
Cáncer

Una nariz artificial para identificar tumores cerebrales

La herramienta analiza las moléculas presentes en el humo generado por los bisturíes eléctricos durante la extracción de la neoplasia y distingue el tejido canceroso del sano.

El nuevo método permitiría a los neurocirujanos extirpar el tumor cerebral de forma más precisa. En la imagen, tinción de hematoxilina-eosina de glioblastoma humano. [Wikimedia Commons]

En tiempo reciente, Antti Roine y su equipo, de la Universidad de Tampere en Finlandia, han desarrollado una nueva tecnología que permitiría a los neurocirujanos extirpar tumores cerebrales de forma más precisa. La revista Journal of Neurosurgery publica el hallazgo.

Durante la operación, los instrumentos de resección, como el bisturí eléctrico, queman el tejido y liberan el llamado humo quirúrgico. En su trabajo, los científicos recogieron y analizaron dicho gas mediante la técnica conocida como espectroscopía por movilidad diferencial, capaz de separar las moléculas suspendidas según su carga eléctrica y generar patrones «olfativos» únicos.

El estudio incluyó 28 pacientes con distintos tipos de cáncer cerebral: meningiomas, astrocitomas pilocíticos, gliomas de bajo grado, glioblastomas y metástasis cerebrales. Los investigadores examinaron un total de 694 muestras provenientes de estos enfermos, así como de sujetos sanos.

Según los resultados, el análisis conjunto de todos los casos permitiría clasificar de forma correcta al 83 por ciento de ellos. No obstante, los autores consiguieron mejorar la exactitud del método. Para ello, compararon por separado cada tejido canceroso con el control sano. Así, el porcentaje de éxito aumentó de forma notable, sobre todo en gliomas de bajo grado, donde alcanzó el 94 por ciento.

En la actualidad, los quirófanos cuentan con la ayuda de un médico patólogo que analiza muestras de tejido recién extraídas, y congeladas, a fin de determinar los límites del tumor. Así, la operación prosigue hasta que las observaciones realizadas bajo microscopio concluyen la ausencia de tejido canceroso.

Para Roine y su equipo, de confirmarse, su hallazgo proporcionaría a los cirujanos resultados cuasi inmediatos, en tiempo real. Ello ahorraría tiempo de espera entre análisis y, en consecuencia, agilizaría las intervenciones. Asimismo, permitiría extirpar el tumor de forma más precisa.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Identifying brain tumors by differential mobility spectrometry analysis of diathermy smoke», de I. Haapala et al., en Journal of Neurosurgery, publicación avanzada en internet en junio de 2019.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.