Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 04/01/2019

Biotecnología

Una planta de interior que limpia el aire del hogar

Un grupo de investigadores modifica genéticamente ejemplares de potus con el objeto de eliminar los compuestos volátiles, benceno y cloroformo, del ambiente doméstico.

Environmental Science and Technology

Menear

La inserción de un gen presente en los mamíferos en el genoma de una planta ornamental de interior permite limpiar el aire doméstico de compuestos tóxicos como el benceno y el cloroformo. [Wikimedia Commons]

También te puede interesar

La ciencia ante el cambio climático La ciencia ante el cambio climático Oct/Dic 2015 Nº 82

Entender el clima globalDescubre en este monográfico las lecciones climáticas que nos ofrece el pasado, los fenómenos meteorológicos extremos que están azotando el planeta, las premisas que están guiando las políticas climáticas actuales y otras claves científicas del debate en torno al cambio global.

Más información

Aunque el aire de nuestros hogares urbanos pudiera parecer limpio, en verdad, la contaminación atmosférica no solo afecta las calles de las ciudades. Así, compuestos cancerígenos volátiles como el benceno o el cloroformo se hallan también en el ambiente de nuestras moradas.

Sin embargo, la solución a este problema medioambiental podría resultar más sencilla, y sorprendente, de lo esperado: un potus (Epipremnum aureum). En su trabajo más reciente, Stuart E. Strand y su equipo, de la Universidad de Washington en Seattle, describen la modificación, mediante ingeniería genética, de esta planta ornamental de interior para que sus hojas actúen a modo de filtros y purifiquen el aire doméstico.

En concreto, los científicos introdujeron el gen del citocromo P450 2e1, que en mamíferos participa en la degradación de compuestos tóxicos, en el genoma del vegetal. Según los datos publicados por la revista Environmental Science and Technology, ello incrementó de forma notable la capacidad del potus modificado para absorber benceno y cloroformo. Bajo las condiciones del laboratorio, la concentración del primero se redujo un 75 por ciento tras 8 días de experimento. En el caso del cloroformo, los resultados fueron aún más espectaculares: el 82 por ciento de la cantidad inicial del compuesto desapareció en tan solo 3 días, hasta resultar casi indetectable al sexto día.

El uso de plantas como método para purificar el aire no resulta una novedad. No obstante, el éxito de dicha estrategia, a menudo, depende de la presencia de numerosos ejemplares en una misma estancia, pues la velocidad de absorción es lenta y poco eficaz.

Los investigadores destacan que la contaminación atmosférica del espacio doméstico resulta mayor incluso que la de la oficina o la escuela. Infantes o trabajadores domésticos constituyen una población especialmente vulnerable ante el riesgo que suponen para la salud los compuestos volátiles cancerígenos.

En un futuro, Strand y sus colaboradores esperan poder generar potus capaces de eliminar otros tóxicos como el formaldehído, presente en algunos suelos de madera o el humo del tabaco.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Greatly enhanced removal of volatile organic carcinogens by a genetically modified houseplant, pothos ivy (epipremnum aureum) expressing the mammalian cytochrome P450 2e1 gene», de L. Zhang et al., en Environmental Science and Technology, publicación avanzada en internet el 19 de diciembre.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas