Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

2 de Enero de 2020
Epidemiología

Una proteína expresada por los mosquitos les confiere resistencia a los insecticidas

Gracias a esta molécula, los dípteros transmisores de la malaria, o paludismo, perciben y neutralizan los compuestos tóxicos, que impregnan las mosquiteras, a través de sus patas.

El nuevo mecanismo permitirá desarrollar estrategias para restaurar la sensibilidad de los insectos, y continuar así la lucha contra la enfermedad. En la imagen, mosquito de la especie Aedes aegypti en una red. [iStock/frank600]

En las zonas donde la malaria es endémica, impregnar con insecticida las mosquiteras, que cubren las camas de los hogares, constituye una de las estrategias más eficaces para reducir la morbilidad y la mortalidad de la enfermedad. Sin embargo, las poblaciones de mosquitos que trasmiten el parásito Plasmodium falciparum cada vez presentan mayor resistencia al efecto mortal de los compuestos químicos usados. ¿Por qué?

De acuerdo con un artículo, publicado en tiempo reciente por la revista Nature, la respuesta a dicha cuestión podría hallarse en las patas de los insectos. Al parecer, la expresión de una proteína en sus extremidades neutralizaría la acción de los insecticidas de tipo piretroide. Hilary Ranson y su equipo, de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, junto con científicos de la Universidad de Oxford y de Centros de Investigación griegos, alcanzaron dicha conclusión tras analizar ejemplares resistentes de las especies Anopheles gambiae y Anopheles coluzzii, capturados en Burkina Faso y Costa de Marfil.

En concreto, los científicos observaron una notable sobre expresión de la proteína del apéndice sensorial número 2 (SAP2, por sus siglas en inglés) en varios de los tejidos de estas poblaciones de dípteros, tras la exposición al insecticida. A fin de comprobar la relación entre esta molécula y la aparición de resistencia, los autores inhibieron la proteína. Como resultado, los insectos recuperaron, casi por completo, la sensibilidad a los piretroides. En cambio, la expresión de SAP2 en un grupo de insectos susceptibles favoreció su supervivencia.

Pero, ¿cómo interfiere dicha proteína en la actividad insecticida? Los investigadores postulan que SAP2 se uniría al tóxico e impediría su entrada en el organismo del insecto, cuando este se posa sobre la mosquitera. Asimismo, también promovería la degradación del compuesto, hecho que reduciría los efectos adversos en el sistema nervioso central del mosquito.

De forma interesante, el examen del genoma de las poblaciones de Anopheles del oeste de África reveló la existencia de alteraciones cerca de la región del ADN que codifica el gen de SAP2. Este cambio, cada vez más frecuente, beneficiaría la supervivencia de los insectos.

Ranson y sus colaboradores concluyen que el hallazgo podría ayudar a desarrollar nuevos compuestos a fin de minimizar la resistencia a los piretroides, y controlar así la propagación de la malaria.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «A sensory appendage protein protects malaria vectors from pyrethroids», de V. A. Ingham et al., en Nature, publicado el 25 de diciembre de 2019.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.