Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

13 de Mayo de 2021
Obesidad

Una proteína gástrica contribuye al desarrollo de la obesidad

Eliminar la molécula, cuya función se desconocía hasta la fecha, favorece la pérdida de peso, además de reducir el porcentaje de grasa corporal y la inflamación del hígado. Al menos en ratones.

La obesidad constituye un grave problema de salud público, que afecta millones de personas en todo el mundo. Por ello, resulta necesario desarrollar terapias que ayuden a los pacientes con dificultades para reducir y mantener su peso corporal. [iStock/Georgejason]

El estómago influye de forma directa sobre el apetito, mediante la producción de grelina, conocida como la hormona del hambre. Sin embargo, esta no es la única molécula gástrica que participa en la regulación del metabolismo y el peso corporal. Ahora, un estudio, publicado por la revista Scientific Reports, postula que la proteína gastroquina 1 desempeñaría un importante papel en el desarrollo de la obesidad.

Secretada exclusivamente y de forma abundante por las células epiteliales del estómago, la gastroquina 1 resiste el proceso de digestión. Por consiguiente, llega intacta al intestino, donde podría interaccionar con la microbiota intestinal. A fin de corroborar esta hipótesis, y dado que la función fisiológica de la gastroquina 1 permanece aún por esclarecer, David L. Boone y su equipo, de la Universidad de Indiana, junto con otros investigadores de Estados Unidos, eliminaron el gen que codifica la proteína del genoma de ratones.

A partir de las 12 semanas de edad, los roedores modificados genéticamente presentaron menor peso corporal, así como depósitos de grasa de menor tamaño, en comparación con los animales del grupo control. Ello sugiere que la eliminación de gastroquina 1 reduce la acumulación de lípidos en el tejido adiposo.

Pero, ¿cuál es el mecanismo de acción de la proteína? Al parecer, la gastroquina 1 inhibe una molécula producida por los microorganismos intestinales, conocida por regular el metabolismo de las grasas, así como su almacenaje en los tejidos. Así pues, en ausencia de gastroquina 1, la expresión de la molécula bacteriana aumenta, hecho que confiere a los ratones gran resistencia a la obesidad inducida por la dieta, incluso si esta es hipercalórica y rica en grasas. Asimismo, el hígado de los roedores también acumuló menos grasa, a la vez que la inflamación del tejido disminuyó.

De forma interesante, Boone y sus colaboradores no observaron efectos indeseados derivados de la eliminación de la gastroquina 1. Ninguno de los animales desarrolló patologías como, cáncer gástrico, diabetes, falta de apetito o malabsorción, que pudieran explicar la pérdida de peso. Aun así, señalan la necesidad de seguir la línea de investigación y corroborar el hallazgo, antes de proponer la inhibición de gastroquina 1 como estrategia terapéutica en pacientes con obesidad.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Gastrokine‑1, an anti‑amyloidogenic protein secreted by the stomach, regulates diet‑induced obesity», de A‑M C. Overstreet et al., en Scientific Reports, 11:9477, publicado el 4 de mayo de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.