Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 06/02/2018

inmunoterapia

Una «vacuna» para el cáncer

En ratones, la inyección de dos moléculas directamente en tumores sólidos estimula los linfocitos T. Una vez activadas, estas células inmunitarias no solo eliminan los nódulos cancerosos, sino que también actuan sobre las metástasis distantes no tratadas.

Science Translational Medicine

Menear

La inyección conjunta de oligonucleótidos CpG y anticuerpos potenciadores de OX40 en tumores sólidos activa los linfocitos CD4+ circundantes. Éstos, además de eliminar las células cancerosas locales, también reconocen y combaten metástasis distantes. En la imagen, carcinoma de células escamosas de la cavidad oral (blanco) atacado por dos linfocitos T CD8+ citotóxicos (rojo). [Flickr/NIH]

También te puede interesar

Comprender el cáncer Comprender el cáncer Ene/Mar 2015 Nº 79

¿Cómo se origina y se propaga el cáncer? ¿De qué herramientas disponemos para hacerle frente? Descubre en este monográfico los avances en el conocimiento de la biología del cáncer, los tratamientos innovadores para luchar contra la enfermedad y las repercusiones psicológicas que se producen en los pacientes.

Más información

Durante los últimos años, los científicos han estudiado el modo de estimular el sistema inmunitario a fin de reconocer, combatir y eliminar las células cancerosas. Ahora, Ronald Levy y sus colaboradores de la Universidad de Stanford, en California, han descrito un nuevo avance para este tipo de estrategia terapéutica, conocida como inmunoterapia. Según sus resultados, la administración simultánea de dos compuestos dentro de un tumor no solo lo erradica, sino que también reduce las metástasis localizadas en otros lugares del organismo. El trabajo, realizado en ratones, se ha publicado en la revista Science Translational Medicine.

Múltiples son los estímulos capaces de movilizar el sistema inmunitario. Los receptores de tipo Toll son una familia de proteínas que, tras reconocer varias moléculas o agentes infecciosos, promueven la respuesta de las células inmunitarias. En concreto, un miembro de este conjunto, el receptor de tipo Toll número 9, estimula los linfocitos T CD4+ cuando identifica oligonucleótidos CpG. En el presente estudio, la administración de estos compuestos, cuya corta secuencia de ADN contiene una gran concentración de las bases nitrogenadas citosina y guanina, indujo la expresión de la molécula coestimuladora OX40 en las células CD4+ circundantes al tumor.

Los investigadores especularon sobre el potencial terapéutico de los oligonucleótidos CpG y de anticuerpos capaces de potenciar la acción de OX40. ¿Podrían afectar a un proceso canceroso? Para probar su hipótesis, implantaron células de linfoma bajo la piel de ambos lados del abdomen de los roedores. Una vez establecidos los tumores, inyectaron conjuntamente las moléculas solo en el nódulo derecho. El efecto de esta combinación fue sorprendente, pues el cáncer remitió en los dos costados.

Los datos obtenidos sugieren que el tratamiento promovería la respuesta de las células T localizadas alrededor de la neoplasia. El efecto sería similar al de una vacuna. Tras la inmunización, los linfocitos serían capaces de reconocer específicamente las células cancerosas, podrían desplazarse a otros órganos y atacar las metástasis.

Resultados parecidos se observaron en otros tipos de cáncer, como carcinomas de colon o melanomas. Además, ratones genéticamente modificados para desarrollar espontáneamente cánceres de mama también respondieron a los compuestos. Después de la aparición del primer tumor, la administración conjunta de los oligonucleótidos y los anticuerpos evitó el crecimiento de nuevas neoplasias, así como el desarrollo de metástasis en los pulmones. Asimismo, aumentó claramente la esperanza de vida de los animales.

El uso de los oligonucleótidos CpG y los anticuerpos potenciadores de OX40 en humanos está autorizado. De hecho, en la actualidad, varios ensayos clínicos evalúan su potencial farmacológico en diversas patologías. Por ello, los científicos no descartan su próxima aplicación conjunta en pacientes de cáncer.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Eradication of spontaneous malignancy by local immunotherapy», de I. Sagiv-Barfi et al. en Science Translational Medicine, 10, eaan4488, 31 de enero de 2018.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas