Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 08/03/2018

Sentidos

Ver sinfonías, oír colores

Descubren los genes implicados en la sinestesia, un fenómeno cognitivo en el que la estimulación de un sentido provoca la activación simultanea de otro.

PNAS

Menear

Percibir sinfonías de colores es común entre las personas con sinestesia, un fenómeno cognitivo en el que la estimulación de un sentido causa la activación de otro. Ahora, un estudio identifica 6 genes, implicados en el crecimiento de los axones neuronales, que podrían explicar el porqué de dicha alteración sensorial. [iStock/iunewind]

También te puede interesar

El mundo de los sentidos El mundo de los sentidos Sep/Dic 2013 Nº 6

Psicología y neurobiología de la percepciónDescubre en esta monografía el ingenioso mecanismo de los movimientos sacádicos, la construcción cerebral de las imágenes en 3D, los efectos de la contaminación acústica, el tratamiento de los acúfenos, la sensibilidad del bulbo olfatorio, la genética de la olfación, las dimensiones biológicas y sociales de las preferencias gustativas, las bases cerebrales de la percepción táctil y su relación con la anorexia nerviosa, el síndrome del miembro fantasma, las funciones de la integración sensorial, el potencial de la realidad virtual y muchos otros fenómenos sensoriales.

Más información

En algunas personas, la percepción de una melodía evoca un color. Otras pueden saborear objetos, ángulos o aristas. Todas ellas presentan sinestesia, una alteración neurológica en la que las sensaciones se mezclan, pues la estimulación de un sentido causa la activación concurrente de otro. El cerebro de los sinestetas presenta una conectividad neuronal atípica. Sin embargo, se desconocen los mecanismos moleculares que provocan dicha alteración. Ahora, científicos del Instituto de Psicolingüística Max Planck en Nijmegen y el Instituto del Cerebro, la Cognición y el Comportamiento Donders de la Universidad de Radboud, en colaboración con la Universidad de Cambridge, han identificado 6 genes que podrían favorecer la aparición de este fenómeno cognitivo.

Se cree que la sinestesia es hereditaria, ya que puede afectar varios individuos dentro de un mismo grupo familiar. Los investigadores, no obstante, ignoran cual es el gen responsable de esta peculiar integración sensorial. Ello llevó a Simon E. Fisher y a su equipo a analizar el genoma de 3 familias cuyos miembros percibían colores ante cualquier estímulo auditivo. Este tipo de fenómeno se conoce como sinestesia de tipo sonido-color y aunque se desconoce el número exacto de personas que la manifiestan, no es la variante más común. Todos los árboles genealógicos estudiados presentaban 5 casos de sinestesia repartidos a lo largo de 3 generaciones.

El análisis de ADN, publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, reveló 37 posibles genes causantes del fenómeno. Sorprendentemente, ninguno de ellos se halló alterado en dos grupos familiares distintos. En otras palabras, los sinestetas solo compartían variantes genéticas con sus parientes afectados. Para los científicos, este resultado sugiere que la sinestesia es un proceso complejo en el que participan muchos genes.

Sin embargo, Fisher y sus colaboradores relacionaron 6 de ellos, SLIT2, MYO10, ROBO3, ITGA2, COL4A1 y SLC9A6, con una misma función celular: el crecimiento de los axones neuronales o axogénesis. Durante el desarrollo, las neuronas inmaduras extienden sus neuritas a fin de establecer conexiones entre regiones cerebrales. Los 6 genes promueven y participan en distintas fases de este proceso. Además, en el cerebro fetal e infantil se expresan en zonas como las cortezas visual y auditiva.

Estudios de neuroimagen sugieren que un número excesivo de conexiones neuronales podría provocar el fenómeno de la sinestesia. Los datos actuales parecen confirmar esta hipótesis, pues las variaciones genéticas alterarían el crecimiento axonal, hecho que resultaría en una hiperconectividad neuronal.

Todavía es pronto para determinar si los distintos tipos de sinestesia comparten mecanismos moleculares. Futuros experimentos serán necesarios a fin de dilucidar esta cuestión, así como para confirmar las conclusiones de la investigación. En caso de corroborarse, Fisher cree que su hallazgo también podría ayudar a personas con autismo, susceptibles de experimentar percepciones sensoriales atípicas.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Rare variants in axonogenesis genes connect three families with sound–color synesthesia», de A. K. Tilot et al, en Proceedings of the National Academy of Sciences, publicación avanzada en internet el 5 de marzo de 2018.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas