Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 06/03/2018

Astrofísica

Violenta Próxima Centauri

Una fulguración de nuestra vecina Próxima Centauri deja pequeñas a las del Sol.

The Astrophysical Journal Letters

Menear

Representación artísitica de Próxima Centauri, con una fulguración, y de Próxima b. En la gran fulguración de 2017 este planeta, que gira alrededor de aquella estrella, una enana roja, 20 veces más cerca que la Tierra del Sol, debió de recibir 4000 veces la radiación que nuestro planeta recibe de este [Roberto Molar Candanosa / Carnegie Institution for Science, NASA/SDO, NASA/JPL].

También te puede interesar

Exoplanetas Exoplanetas

Además de replantear nuestro lugar en el universo, el hallazgo del primer exoplaneta (ocurrido hace más de veinte años), sentó las bases para la búsqueda de mundos habitables, esto es, capaces de albergar vida, aunque esta fuera diferente de la que conocemos hoy en día. En este monográfico (solo en PDF) descubrirás cómo se detectan los exoplanetas, las distintas formas de Tierras que pululan el cosmos, las técnicas de búsqueda de signos de vida extraterrestre y las teorías sobre la existencia de mundos más acogedores que el nuestro.

Más información

El sistema solar de Próxima Centauri es un favorito de los astrónomos. La estrella es la más cercana al Sol, y a su alrededor gira al menos un planeta de tamaño terrestre, llamado Próxima b, de ahí que Próxima Centauri sea una candidata perfecta para ser investigada. Además, en ella ocurren violentas erupciones, como demuestra una observación del 24 de marzo de 2017.

Aunque su masa solo es una octava parte de la del Sol, aquel día se produjo en ella una erupción de radiación, una fulguración, diez veces más luminosa que cualquiera del Sol que se conozca. Esto plantea la cuestión de si los planetas que rodean a la estrella podrían albergar vida, tal y como explican la astrónoma Meredith MacGregor y sus colaboradores en The Astrophysical Journal Letters.

La fulguración multiplicó por mil el brillo de Próxima Centauri en solo diez segundos, afirman. A esa enorme erupción la precedió otra menor, así que el episodio duró en total unos dos minutos. «Es probable que Próxima b fuese alcanzado durante la fulguración por radiaciones de alta energía», lo que ha destrozado las esperanzas de MacGregor de que allí haya vida extraterrestre: «A lo largo de los miles de millones de años que han pasado desde que se formó ese planeta, fulguraciones semejantes han debido de evaporar su atmósfera y de esterilizar la superficie. La separación correcta a la estrella no basta, pues, para certificar que pueda haber agua que cree habitabilidad».

Las fulguraciones se producen cuando alteraciones del campo magnético de la estrella aceleran en tal medida los electrones que alcanzan casi la velocidad de la luz. Interaccionan entonces con el gas ionizado, muy cargado eléctricamente, en que consiste esencialmente la estrella, lo que desencadena la erupción.

Los nuevos datos, además,  contradicen las suposiciones de que hay un cinturón de polvo alrededor de Próxima Centauri, que indicaría la presencia de más planetas a su alrededor. «Ahora ya no hay ninguna razón para suponer que rodea a esa estrella una gran cantidad de polvo», sostiene la coautora Alycia Weinbergen. Nada permite en estos momentos asegurar que el sistema tenga tantos planetas como el nuestro. Para dar con otra Tierra, los astrónomos deberán buscar en otra parte.

Daniel Lingenhöhl / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Detection of a Millimeter Flare from Proxima Centauri», de Meredith A. MacGregor et al., en The Astrophysical Journal Letters, volumen 885, número 1.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas