Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2015
Neurología

Fármacos contra la conducta adictiva

El consumo habitual de drogas daña la flexibilidad cerebral. Los investigadores estudian cómo restablecer la plasticidad neuronal y así facilitar a los afectados el control de su comportamiento.

DANIEL STOLLE

En síntesis

Las personas adictas presentan dificultades para cambiar sus viejos hábitos de consumo.

Las drogas alteran en el núcleo accumbens los lugares de contacto entre las neuronas: las sinapsis. Estas se vuelven rígidas y dejan de reaccionar a ciertos neurotransmisores.

Los investigadores indagan fármacos que permitan restaurar la plasticidad neuronal, lo que facilitaría al individuo cumplir con su objetivo de dejar de drogarse.

Ramón empezó a abusar del alcohol en 1994. Ese año, le pareció que todo su entorno se derrumbaba: su padre falleció; él mismo sufría problemas de salud; también le surgieron dificultades laborales. Comenzó a beber más de lo que solía hacer hasta entonces; inclusó llegó a consumir más de diez tragos diarios. En 2009 su familia le planteó un ultimátum: o dejaba la bebida o se iba de casa.

«La elección parece sencilla, pero resulta muy, muy difícil», explica este empresario de 58 años y con carrera universitaria. «Tengo una esposa por la que daría la vida; dos chicos de lo mejor que puede haber; y aquí estoy, mirándome en el espejo, preguntándome, “¿Vas a dejarlo todo por un trago?”», se decía entonces. Aun así, seguía bebiendo a escondidas, trasegando en secreto botellitas de vodka cuando sacaba a pasear al perro, encerrado en el cuarto de baño o dentro del coche, mientras pasaba el automóvil por el túnel de lavado.

La sensación que sufren las personas alcohólicas de hallarse atrapadas en viejas rutinas refleja una resistencia al aprendizaje que los científicos tratan de conocer a escala molecular. En los últimos años se han obtenido pruebas de que el alcohol y las drogas merman la plasticidad del cerebro y afectan a regiones que deben participar en los cambios de hábitos, entre otras. Las drogas dañan las sinapsis (uniones entre neuronas), incluso si se consumen por un corto período de tiempo. El funcionamiento sináptico sano resulta crítico para traducir la voluntad de la persona en acción. En otras palabras, las estructuras necesarias para arrancar al sujeto de su adicción se degradan al consumir drogas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.