Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2011
Conducta

Mobbing 2.0

Desde SMS ofensivos hasta alusiones ridículas en Internet. El "cyberbullying", o acoso cibernético, supone una variante de violencia entre los jóvenes. ¿Qué causas originan el fenómeno? ¿Cómo deben actuar padres y maestros para evitarlo?

PICTURE ALLIANCE / KEYSTONE, MARTIN RÜTSCHI

En síntesis

El ciberacoso se desarrolla a cualquier hora a través del correo electrónico, servicios de mensajería instantánea o teléfonos móviles, entre otras herramientas electrónicas.

Si un joven padece acoso repetido en la escuela, el riesgo de ser víctima de ciberacoso es siete veces mayor.

Padres y maestros deben tener en cuenta signos de alarma de esta forma de violencia, como el aislamiento o el empeoramiento en el rendimiento escolar de la víctima.

Durante las vacaciones de verano, Ryan, un adolescente de 13 años natural de Vermont, en Estados Unidos, estableció vía correo electrónico y SMS un animado contacto con una compañera de colegio. El interés de ella era solo fingido. Tras el período estival, al encontrarse el colegial cara a cara con la joven, ella lo calificó de «perdedor» y se burló de él delante de todos sus amigos. El 3 de octubre de 2003, Ryan se suicidó.

También el conocido como «chico de la Guerra de las Galaxias» (Star Wars kid) ganó popularidad de forma trágica. En 2002, el joven canadiense filmó por diversión, con una videocámara del colegio, escenas en las que aparecía simulando luchar con una espada de rayos láser. Algo después, unos alumnos encontraron la grabación por casualidad en el ordenador escolar y decidieron colgar las imágenes en Internet, para regocijo general. Desde ese día, internautas de todo el mundo han editado, añadido música, parodiado y descargado la filmación millones de veces. Víctima involuntaria de la fama originada por la difusión de unas imágenes que lo dejaban en ridículo, el adolescente cayó en una depresión que lo llevó a seguir un tratamiento terapéutico.

Ambos sucesos son solo dos ejemplos de un fenómeno social en expansión: el cyberbullying o acoso cibernético, una modalidad de violencia psíquica entre menores. A través del correo electrónico, los servicios de mensajería instantánea y teléfonos móviles, además de otras herramientas electrónicas, niños y jóvenes son acosados y afectados física o psicológicamente.

Algunos acosadores consiguen el acceso personal a la cuenta de correo electrónico de la vícti­ma, adoptan su nombre y envían bajo la identidad usurpada mensajes agresivos dirigidos a terceras personas. En Estados Unidos, un acosador cibernético remitió a través de una cuenta ajena de correo instantáneo de Messenger mensajes de contenido sexual a los compañeros de colegio del alumno víctima de la intromisión cibernética. Este, como cabía esperar, experimentó graves problemas en clase.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.