Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 13/12/2018 - Tecnología

    Un dispositivo para medir nuestra exposición al sol

    Colocado en la piel o la ropa, el pequeño aparato aporta datos sobre la cantidad de radiación ultravioleta, visible e infrarroja que acumula el organismo. Destacan sus múltiples aplicaciones tanto cosméticas como médicas.

  • 12/12/2018 - Climatología

    Oscurecer el sol para enfriar la Tierra: el primer experimento

    Unos investigadores tienen pensado rociar la estratosfera con partículas que reflejen la luz solar. En última instancia, de esta forma se podría reducir deprisa la temperatura de la Tierra.

  • 12/12/2018 - Envejecimiento

    La tenacidad beneficia la salud física

    Las personas de edad avanzada tenaces pero también flexibles en sus objetivos gozan de un espacio vital mayor y, con ello, de más relaciones sociales y actividades físicas.

  • 11/12/2018 - glaciología

    Se acelera la pérdida de hielo de Groenlandia

    Los testigos de hielo, los datos de los satélites y los modelos climáticos revelan la violenta transformación de la vasta capa de hielo.

  • 11/12/2018 - Neuropsicología del desarrollo

    ¿Infecciones que desencadenan trastornos mentales?

    Un estudio realizado en Dinamarca asocia la invasión de microrganismos patógenos, durante la infancia y adolescencia, con el desarrollo de la esquizofrenia y otras alteraciones de la personalidad y la conducta.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Cuadernos MyC
  • Septiembre/Diciembre 2018Nº 21
Presentación

Gratuito

¿Una edad difícil?

Menear

Muchos padres se plantean con temor el momento en el que su «pequeño» alcance la adolescencia. Otros, que ya experimentan ese período vital de su hijo, no saben cómo reaccionar frente a los cambios conduc­tuales y emocionales que presenta. «Ya no quiere salir con nosotros», «Todo el día está con el móvil», «No sé cómo conseguir que me haga caso», son algunas de las quejas habituales entre los progenitores de adolescentes. ¿A qué se deben esos cambios? ¿Son las hormonas las «culpables» de esa transformación repentina? ¿Le va a durar mucho la crisis de la adolescencia? ¿Existe realmente esa crisis?

Distribuidos en tres secciones, los artículos de este número de Cuadernos de Mente y Cerebro analizan desde la psicología y la neurociencia estas y otras preguntas relacionadas con una etapa de la vida que no solo llena de incertidumbres a los adultos, sino también a los propios jóvenes. El monográfico, asimismo, repasa algunas de las conductas de riesgo entre los adolescentes actuales que más preocupación despiertan, como la adicción al móvil y a las redes sociales. Así, el artículo «Adictos a las nuevas tecnologías», de Enrique Echeburúa, catedrático de psicología de la Universidad del País Vasco, describe las señales de alerta de un uso abusivo del teléfono móvil, además de explicar el modo en el que padres y educadores pueden prevenirlo.

Por otro lado, el apartado «Desarrollo cerebral» recoge una selección de los mejores artículos publicados en Investigación y Ciencia y Mente y Cerebro sobre la reestructuración neuronal del cerebro adolescente. Según explica Jay N. Giedd, de la Universidad de California en San Diego, en «La plasticidad del cerebro adolescente», durante la pubertad se exacerba el sistema límbico; en cambio, la corteza prefrontal (área que inhibe los impulsos) madura a los veintitantos. Este desfase lleva a los adolescentes a acometer conductas arriesgadas, aunque también les permite adaptarse pronto a su entorno. En resumen, a esas edades, la corteza prefrontal no ha alcanzado todavía su plenitud.

Los padres que están preocupados por esa «edad difícil» también fueron adolescentes en su día, por lo que pasaron por circunstancias biológicas, conductuales y emocionales parecidas a las de sus hijos púberes. Seguramente, en ese momento tampoco les comprendían sus propios padres, y a ellos mismos les costaba entender qué les sucedía. Un conocimiento más pleno del cerebro juvenil ayudaría a las familias y a la sociedad a diferenciar mejor entre las conductas típicas de la adolescencia y las enfermedades mentales; y a los jóvenes, a convertirse en lo que deseen ser, concluye Giedd. La investigación puede ayudar.

Puede conseguir el artículo en: