Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2017
Obesidad

Comer más allá del hambre

Las personas con peso excesivo presentan diferencias en la estructura cerebral. Ello podría explicar por qué sucumben con facilidad a las tentaciones culinarias.

GETTY IMAGES / F. J. JIMÉNEZ

En síntesis

Con frecuencia, las personas con obesidad grave comen en exceso por hábito. En ellas dominan los procesos de acción automáticos. Esta característica conductual se refleja también en una estructura cerebral alterada.

Tanto los hombres como las mujeres con sobrepeso anteponen una recompensa inmediata pero reducida a una ganancia elevada pero a largo plazo. Ello podría explicar por qué no toman tanto en consideración el hecho de que más tarde deban arrepentirse de una comida copiosa.

Los sujetos con una obesidad grave también experimentan las vivencias agradables de forma más débil, por lo que necesitan estímulos más intensos para conseguir la misma sensación de placer. Un déficit de receptores para la dopamina podría ser la causa.

Melinda S., de 26 años, muestra gran interés por su escáner cerebral. Ansía saber si su cerebro se distingue, en algún aspecto, del de los probandos «normales». También quiere conocer si los investigadores hemos hallado algún remedio para solventar su problema.

La joven universitaria de 1,70 metros de estatura y 95kilos de peso está a punto de acabar los estudios de química, es inteligente y tiene muchos amigos. En más de una ocasión ha intentado adelgazar, pero los pequeños éxitos nunca han perdurado. A comienzos de año, con la llegada del estrés a causa de los exámenes, recuperó los kilos que había logrado perder tras varios meses de pasar hambre. Solo cuando termina de comer, reconoce: «¡Ya he vuelto a zampar demasiado! ¿Por qué no puedo parar antes?».

Muchas personas obesas experimentan situaciones semejantes. Su sufrimiento es grande, tienen conocimientos suficientes sobre la alimentación sana y se muestran voluntariosas, mas no consiguen convertir su objetivo en una realidad. «Mis amigos tampoco lo entienden. Me dicen: “Eres lista y sabes qué alimentos engordan. ¿Por qué no puedes controlarte?”. Es como una droga; sencillamente, no lo consigo», se lamenta.

En el Instituto Max Planck de Ciencias de la Cognición y Neurología en Leipzig hemos hallado, junto con otros investigadores, algunas respuestas a la cuestión de por qué resulta tan difícil perder los kilos de más. Por un lado, el sobrepeso se acompaña de cambios estructurales y neuroquímicos en áreas cerebrales responsables de la motivación y del control de la conducta; ello podría contribuir a que los afectados continúen comiendo aunque hayan aplacado la sensación de hambre. A pesar de que disponen de la información necesaria, no pueden cambiar los hábitos alimentarios que les son desfavorables.

Por otro lado, una teoría de las ciencias de la cognición afirma que existen dos sistemas que rigen nuestra conducta: el primero ajusta nuestra acción a un determinado objetivo de manera flexible; el otro funciona casi de forma automática. Ambos sistemas presentan ventajas e inconvenientes y se complementan.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.