Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2013
Psicología infantil

Artistas precoces

Algunos preescolares dibujan con gran disfrute, pero también con un primor ­absoluto. ¿Dónde nace su talento excepcional?

LUCY SCHAEFFER

En síntesis

Al parecer, los niños con dotes artísticas ven el mundo de distinta forma que otros pequeños. Descubren técnicas avanzadas de composición pictórica años antes que la mayoría de los de su edad.

Estos niños precoces propenden a tener motivación propia: sienten un poderoso deseo de perfeccionar sus habilidades.

Los indicios tempranos de genialidad ayudan a pronosticar la tendencia a seguir, de adultos, una profesión artística.

Arkin Rai, un chiquillo de siete años, traza con sus lápices dinosaurios de un realismo exquisito. Cuando era más pequeño, a los tres años, sus dinosaurios resultaban simples y esquemáticos, pero solo un año y algunos meses después elaboró un dibujo complejo, con planos superpuestos. Una imagen de misteriosa semejanza con un famoso cuadro, este de un toro y caballos, de Pablo Picasso adulto.

En la imaginativa escena de Arkin, el cuello largo y esbelto de una bestia similar al Apatosaurus oscurece la visión de otros dinosaurios. Uno de ellos es Tyrannosaurus rex que, esbozado de perfil, con una de sus patas traseras casi oculta por la otra, produce un efecto de oclusión, técnica que la mayoría de los niños descubre hacia la edad de ocho o nueve años. Arkin, por entonces, tenía algo más de cuatro. En los meses siguientes, sus creaciones adquirieron un realismo pasmoso. Comenzó a utilizar contornos fluidos para dar volumen a las figuras. A los seis años reproducía dinosaurios en lucha o en carrera valiéndose de un repertorio de métodos avanzados para plasmar la distancia entre objetos.

Pocos adultos logran aproximarse de lejos al realismo de Arkin; quienes esto escriben admiran semejante virtuosismo técnico en un niño tan pequeño. No podemos saber si Arkin llegará a ser pintor profesional, pero sus dibujos, y los de otros niños dotados como él, nos ayudan a conocer cómo aflora el talento artístico. Examinando sus trabajos, así como las primeras composiciones de artistas ya adultos, hemos comenzado a pronosticar qué sujetos demostrarán gran creatividad visual en el futuro. Nuestros estudios pudieran asimismo contribuir a comprender cómo se alcanza la excelencia en este y en otros campos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.