Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Cuadernos MyC
  • Enero/Abril 2019Nº 22

Arte

Esquizofrenia y arte

¿Por qué nos fascinan las obras de los artistas esquizofrénicos? Quizá se deba a que sus creadores miran en abismos que el resto de los mortales sólo es capaz de atisbar.

Menear

La proximidad entre el arte, el genio creador y la enfermedad mental ha constituido un permanente motivo de fascinación. Ya el filósofo griego Platón consideraba la «manía» —la exaltación del alma— como un regalo de los dioses que facultaba a los artistas y a los poetas para po­der llevar a cabo sus obras. «Siendo así que todo lo que es grande ocurre en la locura», escribe en Fedro, uno de sus diálogos. Aproximadamente 2000 años más tarde, en 1811, el médico Benjamin Rush (1746-1813) llamaba la atención sobre algo muy parecido al hablar de la liberación de la fuerza creadora que acaece en la locura: «Por razón de la exaltación preternatural, que no enfermedad, de una parte del cerebro, la consciencia adquiere no solo una fuerza y una agudeza inusuales, sino que además descubre en sí dotes de las que nunca antes había dado muestra».

Rush compara la esquizofrenia con un terremoto que hace saltar por los aires las capas tectónicas petrificadas del espíritu civilizado, poniendo al descubierto todo un potencial arcaico, esto es: «valiosos y espléndidos fósiles», en sus palabras textuales. Esta perspectiva romántica de la enfermedad psíquica retorna de vez en cuando, aunque es evidente que no resulta completamente adecuada para la creación artística de un individuo esquizofrénico; por sí misma, la enfermedad no convierte a nadie en un artista.

Sin embargo, es innegable que las obras de estas personas desprenden a menudo una magia especial. El artista sabe cómo llevarnos —como observado­res al menos— hasta el umbral de su extraño mundo vital y ha­cernos atisbar allí algo de la fragilidad de la existencia humana. Percibimos la lucha desesperada del enfermo por reconquistar su propia identidad y su antiguo orden perdidos. Una lucha agónica que el paciente esquizofrénico consigue transmitir en el mundo cerrado de una pintura mejor que en la vida real; de ese modo, recupera mediante la creación pictórica, siquiera sea por un valioso momento, su libertad de acción.

A finales del siglo XIX, Cesare Lom­broso (1835-1909) hizo popular la relación romántica entre el arte y la locura. En Genio y locura, publicado en 1888, este antropólogo italiano analizó a los artistas y escritores más importantes de su época. Encontró en ellos signos de una «debilidad psíquica», cuya causa atribu­y­ó a la herencia. Al establecer esta conclusión, Lombroso reflejaba su dependen­cia de la doctrina de la degeneración, en boga por entonces en círculos psiquiátricos; la tesis postulaba una degradación inevitable de la especie humana.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados