Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2006
Terapias alternativas

Acupuntura

La acupuntura es sana y alivia los dolores, afirman los partidarios de este método del Lejano Oriente. Mientras aumenta el número de pacientes que acude a este procedimiento alternativo, la medicina académica cuestiona su eficacia.

ISTOCK / YURI

En síntesis

No se ha podido demostrar la capacidad sanadora de la acupuntura; no obstante, se le atribuye un efecto regulador del dolor.

Las agujas desencadenan la liberación de mensajeros que regulan la médula espinal y el cerebro, entre estos, opiáceos endógenos y serotonina, lo que facilita un efecto analgésico.

Las tesis de la medicina tradicional china sostienen que una persona solo alcanza la salud cuando «el cuerpo se equilibra con el alma». La acupuntura favorecería ese equilibrio.

No sabría describir la sensación que deja el pinchazo en el cuerpo. Es como un dolor que zumba, aprieta y al mismo tiempo produce cosquilleo.» Estamos lejos de predecir con certeza que esta paciente, sometida a sesiones de acupuntura, se liberará de sus dolores crónicos de cabeza. De momento, se ha distanciado la incidencia de los ataques.

La acupuntura constituye un método chino de curación. Los primeros documentos escritos se remontan a la dinastía Han (206 a.C-220 d.C.). Se supone que el conocimiento de las artes y hierbas medicinales del Lejano Oriente llegó a Europa en los siglos XIII y XIV, traído por los misioneros y los viajes de Marco Polo.

Hubo de transcurrir mucho tiempo, sin embargo, para que se produjera la revolución internacional de la acupuntura. En 1972, cuando el presidente Richard Nixon visitó la República Popular China con su séquito de periodistas, estos se hicieron lenguas de los resultados espectaculares de este método en anestesia y analgesia. Aplicado a las operaciones de cesárea, no se recurría a ningún tipo de anestésicos; bastaba con las agujas.

Treinta años más tarde, la medicina china tradicional (MCT) se ha difundido por Occidente, si bien no ha podido desprenderse de cierto nimbo esotérico. Pero la investigación se va abriendo paso y se multiplican los trabajos sobre sus efectos polivalentes. El equipo de Winfried Meissner, de la Universidad de Jena, puso de manifiesto en 2004 las reacciones fisiológicas del organismo al estímulo de la acupuntura.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.