Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2007
Sentidos

Integración sensorial

El ser humano dispone de cinco sentidos. Para percibir el entorno de forma integral, deben cooperar e incluso, a veces, fundirse entre sí.

FOTOLIA / SAHUA D

En síntesis

El cerebro recibe información proveniente de los órganos sensoriales a ­través de canales muy diversos. Solo tras su combinación —la integración sensorial— se forma una impresión completa y unitaria de nuestro entorno.

Esta integración tiene lugar en fases tempranas del procesamiento ­neuronal de los estímulos. Los centros cerebrales que están especializados en el procesamiento de un solo sentido utilizan también informaciones de otros canales sensoriales y contribuyen a la combinación razonable de las diferentes percepciones.

Un ejemplo para este «cruce de los sentidos»: ciertas zonas de áreas superiores de la corteza auditiva (la corteza auditiva secundaria) procesan estímulos visuales y táctiles. Se podría decir, así, que los ojos y los dedos también oyen.

A nuestra izquierda truena una canción de moda. "¡Entren, entren!", resuena a la derecha. A nuestra espalda, un grupo de adolescentes ríe con estrépito. Y, en algún sitio, llora un niño. Simultáneamente, luces de colores brillan y centellean por doquier, mientras intentamos seguir con los ojos los sinuosos movimientos de la montaña rusa. El desorden de las atracciones de feria inunda nuestros sentidos con un sinfín de estímulos. Y la diversión sería menor sin los empujones de la gente que nos rodea, sin el helado que sujetamos en la mano o sin el olor de las nubes de azúcar y las manzanas de caramelo en nuestra nariz.

Este retazo de tarde de feria pone de manifiesto la ingente cantidad de señales que recibimos simultáneamente del entorno. La compleja impresión general característica de situaciones así se forma a partir de la interacción entre los diversos estímulos recibidos. En estas circunstancias, nuestro cerebro se somete a una tensión máxima. Es lógico, pues, que dicho fenómeno y otros similares capten la atención de la investigación neurocientífica.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.