Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2012
Visión

En el taller de las imágenes

¿Cómo llegan los estímulos visuales a nuestra mente? El cerebro desempeña una labor esencial en ello. Entre otros procesos, organiza al menos trece versiones de una misma imagen.

© DREAMSTIME / ARENA CREATIVE

En síntesis

Nueve de cada diez señales que llegan a la corteza visual primaria no proceden directamente del nervio óptico. El cerebro construye lo que vemos.

Las células de ­Müller conducen la luz a través de la retina a modo de «fibras de vidrio vivas».

El cerebro procesa varias versiones paralelas del entorno. Regiones cerebrales especializadas se encargan de la percepción de las formas, los colores o los movimientos.

Cada vez que abrimos los párpados comienza una hazaña en el cerebro. La tarea que se le encomienda reza: crea una imagen de aquello que me rodea, que sea tridimensional y en color. Lo que a priori parece un fenómeno natural constituye en realidad una proeza del encéfalo, pues en el mundo físico no existen los colores, solo radiaciones electromagnéticas con determinadas longitudes de onda. El modo en que el cerebro elabora una imagen nítida y multicolor del mundo a partir de esas radiaciones es desde hace siglos motivo de investigación. Y también de sorpresas.

La luz visible para los humanos tiene una longitud de onda de entre 400 y 800 nanómetros. La superficie de un objeto (póngase por caso una flor) refleja solo una parte de los rayos luminosos que le llegan y absorbe el resto. Los tallos y las hojas devuelven principalmente los rayos con una longitud de onda de unos 520 nanómetros (luz verde). Estos penetran en el ojo, son refractados por el cristalino y se proyectan en forma de pequeña imagen invertida en la retina, una suerte de pantalla situada en la parte posterior del ojo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.