Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2007
Sentidos

Visión en blanco y negro

No es tan fácil la distinción tajante entre una y otra percepción.

EDWARD ADELSON

En síntesis

La percepción visual del blanco, el negro y el gris supone un proceso complejo. El cerebro requiere de un punto de referencia (anclaje) para medir los diversos matices.

Otra teoría, la de la adaptación al nivel, postula que las tonalidades más claras o más oscuras resultan de la comparación de las luminancias con valores promedio.

Con todo, todavía se desconoce cómo el cerebro determina la regiones de la imagen que han de agruparse y tener un anclaje común.

Es frecuente asociar lo blanco y lo negro a situaciones o hechos de carácter simple y definición clara. Pero la extrema diferencia que hay entre el blanco y el negro podría hacernos creer que vayamos a percibirlos con igual claridad y sencillez.

Cometeríamos un gran error. Tras la percepción aparentemente fácil de los dos extremos de la gama cromática —la ausencia de color y la integración de todos los colores— se esconde un formidable desafío al cerebro cada vez que miramos una superficie. Bajo una misma iluminación, por ejemplo, el blanco refleja hacia nuestros ojos mucha más luz que el negro. Pero una superficie blanca en la sombra puede muy bien devolver menos luz que una superficie negra expuesta al sol, y a pesar de ello conseguiremos discernir con precisión cuál es blanca y cuál es negra. Es evidente que el cerebro emite ese juicio mediante un programa específico que interpreta el contexto circundante y que está sumergido en el misterio para neurocientíficos como el propio autor.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.