Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2009
Pedagogía

Importancia de la novedad en el aprendizaje y la memoria

Cuando nos enfrentamos a lo desconocido, el cerebro se ocupa de que percibamos mejor no sólo la novedad, sino también las circunstancias que la rodean. Los pedagogos saben sacar provecho de esta información.

MIRACLE STUDIOS www.miraclestudios.com

En síntesis

El hipocampo del lóbulo temporal y la sustancia negra y el área ventral tegmentaria del mesencéfalo son las regiones cerebrales fundamentales para la memorización. El hipocampo interviene en la retención de nuevos contenidos de la memoria como en su evocación. Se le considera el «detector cerebral de novedades».

Estas regiones forman, a través de comunicaciones mediante fibras nerviosas, el circuito hipocampo-sustancia negra y área tegmental ventral, merced al cual el cerebro registra las «novedades» y aumenta durante algún tiempo su capacidad perceptiva general. Estos mecanismos empeoran con el envejecimiento, lo que podría explicar los problemas de memoria de las personas mayores.

Los conocimientos neurobiológicos se podrían aprovechar en las aulas. Los profesores deberían mostrar primero los nuevos contenidos, antes de repasar la materia conocida.

Todos los días el mismo camino al trabajo con el mismo vehículo, por las mismas calles y por los mismos cruces con idénticas rotondas. Sin embargo, esta mañana ha ocurrido algo diferente: ¡acaba de ver pastar a una vaca en la rotonda! Tan solo los sonidos repetidos del claxon de los coches que le siguen le recuerdan que debe continuar circulando.

Esta sorpresa en su viaje matutino al trabajo la continuará recordando largo tiempo, incluidas las circunstancias: el sol brillaba, en la radio del vehículo sonaba We are the champions, los narcisos de la rotonda florecían, etcétera. En cambio, se habrá olvidado de todas las veces anteriores que circuló por esa rotonda.

Los psicólogos saben desde hace tiempo que, cuando vivimos una situación nueva en un contexto por lo demás conocido, el acontecimiento arraiga mejor en la memoria. ¿Por qué? Son multitud las regiones cerebrales que intervienen en el descubrimiento, la elaboración y el almacenamiento de las nuevas impresiones sensoriales. Una de las más importantes es el hipocampo, situado en la cara inferointerna del lóbulo temporal. Asimismo, participan otras regiones del mesencéfalo, como la sustancia negra y el área tegmental ventral.

En el Instituto de Neurología Cognitiva de la Universidad Otto von Guericke de Magdeburgo, investigamos, en colaboración con Emrah Düzel y Nico Bunzeck, del Colegio Universitario de Londres, cómo se comunican entre sí las neuronas de estas regiones. Cumplen esa función determinados neurotransmisores, en particular la dopamina en nuestro caso. El hipocampo colabora tanto en el almacenamiento de los contenidos de la memoria como en su evocación. En general, los nuevos estímulos lo activan más que los conocidos, por eso se le ha considerado el «detector cerebral de novedades».

 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.