Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2009
Neurobiología

Ratones transgénicos en el estudio de los procesos de aprendizaje y memoria

En los mamíferos, el aprendizaje motor y cognitivo constituye un proceso distribuido entre diversas estructuras cerebrales, en el que intervienen complejos mecanismos moleculares y de comunicación interneuronal.

ISTOCKPHOTO / JKITAN

En síntesis

La creación de ratones transgénicos permite estudiar la función de un gen y de la proteína que este codifica en los procesos de aprendizaje y memoria.

El estudio de la actividad eléctrica cerebral en ratones durante pruebas de aprendizaje requiere de una compleja preparación experimental, microcirugía incluida.

El sistema motor del párpado constituye un modelo experimental tradicional en el estudio de los mecanismos neuronales que operan durante el aprendizaje motor de los mamíferos. Investigando en múridos ofrece pistas de lo que sucede en humanos.

Desde hace más de treinta años asistimos a un interés creciente por conocer los mecanismos neuronales que subyacen bajo los procesos de aprendizaje y memoria. Con anterioridad, la neurociencia había abordado asuntos funcionales más básicos, relacionados con la percepción sensorial o la generación de respuestas motoras de tipo reflejo.

En los años setenta del siglo XX, el grupo de Timothy V. P. Bliss, del Instituto Nacional de Investigación Médica de Londres, dio un paso al frente al proponer que, cuando se adquieren nuevos conocimientos, se produce una relación entre la potenciación a largo plazo (PLP), que se induce en las sinapsis del circuito del hipocampo mediante estimulación eléctrica a alta frecuencia de vías aferentes, con los procesos fisiológicos de la corteza cerebral. Desde entonces, se han publicado centenares de artículos sobre la relación entre PLP y aprendizaje en un animal, en condiciones fisiológicas.

Resulta todavía habitual considerar los procesos de aprendizaje motor desde el exclusivo punto de vista de los sitios cerebrales donde se supone que ocurren aquellos o de los substratos moleculares involucrados, y se olvidan los aspectos funcionales que tienen lugar durante el momento mismo del aprendizaje.

La mayoría de las investigaciones se realizaban sobre rodajas de tejido nervioso. Los resultados así obtenidos permitieron conocer los procesos celulares y moleculares relacionados con la PLP. Pero, a la postre, se echaba en falta una demostración convincente de la relación entre los hallazgos cosechados a través de esos enfoques y el aprendizaje motor y cognitivo desarrollado en el organismo vivo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.