Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2008
Psicología infantil

Desarrollo moral

No sólo el principio de "premio y castigo" sirve para el desarrollo moral del niño. Para una formación ideal, hemos de considerarlo en su plena autonomía. A partir del segundo año de vida, los niños se muestran capacitados para compartir, consolar y ayudar, siempre que les demos la oportunidad de hacerlo.

FOTOLIA / WOJCIECH GAJDA

En síntesis

Las actuaciones justas y sociales se deben en principio menos a nuestra razón que a nuestra capacidad de empatía.

Un cierto potencial de empatía se encuentra ya presente en el niño desde su nacimiento, pero el entorno en el que crece influye en su percepción moral.

Con el transcurso de los años, la razón adquiere una progresiva importancia: en paralelo a la evolución de sus capacidades cognitivas, los niños van aprendiendo a reflexionar éticamente sobre su conducta.

"Tú no juegas", decide Lisa, a sus tres años. No disimula su deseo de acaparar todos los bloques de la construcción. Y se enfada cuando su hermanito Jenaro toma alguna pieza. Desde la perspectiva de un adulto, se trata de un acto evidente de egoísmo. No así, para una niña de tres años. Los intentos de mediación de la madre carecen de efecto sobre ella. Sólo cederá a compartir con el pequeño Jenaro los bloques del logo bajo la amenaza de la madre de quitarle todas las piezas.

¿Por qué ese egoísmo de los niños? ¿Venimos al mundo con esa tendencia y a los tres años no hemos todavía aprendido a tomar en consideración las necesidades y sentimientos de los otros? Se trata de cuestiones controvertidas. Durante mucho tiempo los psicólogos admitieron que la capacidad para establecer relaciones sociales dependía, sobre todo, de la madurez cognitiva. En la actualidad ha cristalizado otra opinión: para el desarrollo moral de un niño importa en particular su capacidad de empatía.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.