Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2013
Psicología

El factor general de personalidad

¿Es posible medir el conjunto de todas las características de personalidad y comportamiento de los individuos con una sola cifra? Parece ser que sí.

DREAMSTIME / NICHOLAS PICCILLO

En síntesis

El factor general de personalidad engloba el conjunto de características personales y de conducta. Su objetivo es, entre otros, predecir el comportamiento y la propensión a los trastornos mentales de las personas.

Consta de dos componentes principales: la extraversión y la introversión. Se puede medir.

El funcionamiento del sistema de estrés explica el cambio en la personalidad y el desarrollo de trastornos clínicos.

La bacteria Salmonella typhimurium se orienta a través de gradientes químicos hacia zonas ricas en nutrientes y se aleja de sustancias repelentes a través de gradientes negativos. Las larvas de moscas domésticas (Musca, Callíphora, Lucilia) y las plantas se orientan en dirección a los entornos luminosos frente a los oscuros. En definitiva, tanto los organismos unicelulares como los invertebrados y las plantas manifiestan una respuesta motora de atracción y evitación en función de la naturaleza del estímulo, conducta que surge de la selección natural. Ahora bien ¿sucede lo mismo con los animales vertebrados?

En pequeños mamíferos, como las ratas, se observa este patrón básico de comportamiento. Aunque con una peculiaridad: la variabilidad individual. Si se colocan roedores en un amplio recipiente muy iluminado, unos y otros se comportarán de distinta manera: mientras que algunos se moverán sin parar y explorarán el recinto, otros permanecerán inmóviles, defecarán y orinarán. Los estudios genéticos distinguen entre ratones de línea consanguínea BALB/c (múridos poco activos y temerosos) y C57BL/6 (ratones muy activos y exploradores). Jeffrey Alan Gray, del Instituto de Psiquiatría de la Universidad de Londres, estudió, en el último tercio del siglo XX, los fundamentos biológicos de los dos comportamientos básicos de estos animales: la aproximación y la evitación. Gray no tardó en inferir los resultados al estudio del ser humano. De este modo definió dos rasgos psicológicos; la impulsividad y la ansiedad.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.