«En sí mismo, el miedo no es peligroso»

Los psicólogos advierten de que no hay que desestimar o minimizar el miedo al cambio climático. Antes bien, se trata de manejar el sentimiento de manera adecuada, explica Malte Klar, psicólogo y psicoterapeuta.

Malte Klar es psicólogo y psicoterapeuta. Trabaja en el Hospital Charité de Berlín. Además, colabora con Psicólogos/ ­Psicoterapeutas para el Futuro, una iniciativa para ayudar a los activistas climáticos a nivel psicológico y nacida a raíz del movimiento internacional y principalmente estudiantil Viernes por el Futuro. [Cortesía de Malte Klar]

Las consecuencias del cambio climático para la salud psíquica son, en la actualidad, un gran tema de investigación. No sorprende: cada vez más regiones del mundo se ven afectadas por inundaciones, incendios forestales, sequías y huracanes, circunstancias que favorecen el aumento de trastornos postraumáticos, depresiones y suicidios entre la población perjudicada. Ocurre tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados. De hecho, en Estados Unidos y Australia ya se ofrecen tratamientos específicos para estos pacientes. Pero también consecuencias más sutiles, como el calor extremo en verano o la anticipación del impacto que el cambio climático acarreará para el planeta, angustian a muchas personas. A tenor de una encuesta llevada a cabo con cerca de 2400 jóvenes y adultos de Alemania en verano de 2020, a un 44 por ciento de los encuestados les angustia que las catástrofes naturales sean más frecuentes y que las sequías, olas de calor o fuertes lluvias aumenten en su población. Además, el 40 por ciento temen que el cambio climático aporte consecuencias dramáticas para toda la humanidad. La preocupación por la COVID-19, en comparación, alcanza porcentajes inferiores. Según señalan los investigadores, el cambio climático se está convirtiendo en una prueba psicológica de resistencia. ¿Cómo podemos afrontar la crisis sin caer en la desesperación?

Muchas personas evitan ocuparse del cambio climático, ¿por qué razón?

Malte Klar: Porque resulta realmente desagradable. La crisis climática es una seria amenaza. Pero simplemente porque sea sensato ocuparse de los peligros no significa que ello nos resulte fácil. Afortunadamente, las personas no solo estamos programadas para evitar aquello desagradable, sino también para proteger nuestra descendencia y comportarnos de manera cooperativa.

Ante el calentamiento global, ¿cómo puede evitarse el pánico y el sentimiento de miedo?

En primer lugar, cabe decir que sentir cierto miedo hacia el cambio climático es razonable y sano. La crisis climática es una realidad. Por tanto, se trata de un miedo real que nos exige actuar. Sería terrible ignorar ese sistema de alarma.

Entonces, ¿el miedo climático no es problemático desde un punto de vista médico?

No. Se puede distinguir entre el sentimiento y la manera en la que se afronta. Si reprimo el miedo en lugar de aceptarlo, la situación se vuelve difícil. Algunas personas se pierden pensando en escenarios catastróficos; un intento infructuoso para distraerse del sentimiento. Pero si nunca aprendo a aceptar mi miedo, se refuerza la resistencia y se producen trastornos, como la depresión o el trastorno de ansiedad generalizada.

¿Cómo se consigue gestionar esta emoción de modo saludable?

Un método son los ejercicios de atención plena. Dejar pasar los pensamientos y tolerar los sentimientos. No se trata de creer todo lo que pensamos, sino de familiarizarnos con el miedo. Nadie lo hace con facilidad. Es un proceso de aprendizaje que dura toda la vida. Lo importante es tomar la dirección correcta: alejarse de la evitación y tomar un enfoque más sereno con los propios sentimientos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.