Getty Images / Vizerskaya / iStock

Hace años, incluso siglos, los investigadores ya sostenían que el contacto estrecho con la naturaleza ayuda a la recuperación psíquica y física de las per­sonas. En la actualidad, múltiples ­estudios así lo demuestran. Pero a pesar de que cada vez se tienen más conocimientos sobre los beneficios que tiene el contacto con la naturaleza para el desarrollo infantil y la salud de los humanos en general, tanto niños como adultos pasamos cada vez menos tiempo en prados, bosques, montañas o riachuelos.

Se ha visto que el contacto con la natura puede mejorar el bienestar, la autoestima, la creatividad y la capacidad de concentración, señala Daniela Haluza, de la Universidad de Viena (pág. 36). «Cuanto más verde es el entorno, menos frecuentes son entre los habitantes las enfermedades cardiovasculares y pulmonares, la diabetes, las depresiones y los trastornos de ansiedad. En cambio, un porcentaje menor de ambiente natural tiene el mismo efecto en los individuos que envejecer un año», informa el biólogo Klaus Wilhelm (pág. 30).

Por otro lado, la preocupación por el cambio climático y por el incremento de las catástrofes naturales va en aumento, circunstancia que también afecta al estado psicológico de las personas. Incluso los expertos hablan de «ecoansiedad».

Todos estos temas se recogen en este monográfico de Cuadernos de Mente y Cerebro, en el que el lector descubrirá una selección de los mejores artículos publicados en Mente y Cerebro, así como en ­Investigación y Ciencia, sobre el ­influjo de la naturaleza y el medioambiente en el bienestar humano. ­También hallará una serie de artículos inéditos relacionados con el cambio climático y cómo este influye en la psique y la conducta de las personas. ­

«La psicología ambiental abarca temas que se encuentran entre los problemas futuros más perentorios de la humanidad: ¿cómo tratar el medioambiente y los recursos naturales de forma responsable y justa? ¿Qué consecuencias tienen las nuevas tecnologías e infraestructuras sobre el comportamiento y la salud?», señalan los psicólogos Jürgen Hellbrück y Elisabeth Kals en su artículo (pág. 4). Unas cuestiones que se suman a las del inicio: ¿Qué beneficios psicológicos y físicos nos aporta el contacto con la naturaleza? ¿Qué conlleva para nuestro bienestar la escasez de espacios naturales? ¿Y la vida en medios ur­banos? ¿Cómo pueden lograrse ­ciudades más amables con el medioambiente? ¿De qué modo influye el cambio climático en nuestra psique y conducta?

Desde la psicología ambiental se intenta dar respuesta a estos y otros muchos interrogantes. El presente monográfico es una pequeña pero sustancial muestra de ello. Hellbrück y Kals concluyen: «En vista de los acuciantes problemas ecológicos, en los próximos años y decenios esta disciplina [la psicología ambiental] tendrá que florecer».

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.