Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2013
Psicoterapia

El hipnotismo y los inicios de la psicoterapia en España

A finales del siglo XIX, la hipnosis se puso de moda en la sociedad y los ­círculos científicos. Este reconocimiento social y académico impulsó su uso como herramienta terapéutica psíquica en la medicina europea y española. Nacía la psicoterapia médica.

Las sesiones clínicas de Jean Martin Charcot en el hospital parisino de la ­Pitié-Salpêtrière, en donde reproducía los síntomas histéricos mediante hipnosis, reunían la flor y nata de la neurología y psiquiatría de la época. [Wikimedia Commons / Dominio público]

En síntesis

A partir de la década de los ochenta del siglo XIX, un «ambiente psicoterápico» se extendió por toda Europa.

Pocos médicos de finales de siglo no practicaron, al menos en alguna ocasión, el hipnotismo y sus derivaciones metapsíquicas.

Tampoco las principales figuras ­médicas españolas, entre ellos ­Santiago Ramón y Cajal, quedaron al margen de esta tendencia.

En las décadas finales del siglo XIX, la ciencia capituló finalmente ante el hipnotismo. Una figura crucial para el reconocimiento de la hipnosis como actividad científica fue Jean Martin Charcot (1825-1893), el padre de la neurología moderna y uno de los principales médicos de la segunda mitad del siglo XIX [véase «Jean Martin Charcot (1825-1893)», por J. M. López Piñero; Mente y Cerebro n.o 6, 2004].

En el hospital parisino de la Pitié-Salpêtrière, Charcot descubrió numerosas enfermedades y síndromes neurológicos, como la esclerosis lateral amiotrófica —que diferenció de la atrofia muscular progresiva de Aran-Duchenne—, la neuropatía de Charcot-Marie-Tooth, la esclerosis múltiple y otras neuropatías. Entre los trastornos que estudió se encontraba también la histeria, una de las patologías a la sazón más desconcertantes. Charcot caracterizó su escurridiza sintomatología, estableció diversos cuadros clínicos (histeroepilepsia y gran ataque histérico) y, dada la imposibilidad de hallar lesiones anatómicas constatables, los explicó mediante la existencia de supuestas lesiones dinámicas de carácter fugaz que remedarían distintos síndromes neurológicos orgánicos.

Durante sus investigaciones sobre la histeria, este conocedor de la obra de James Braid y de los braidistas, y de médicos y neurólogos contemporáneos con una amplia experiencia en la hipnosis, como Charles Richet o Moritz Bendikt, sintió curiosidad por el hipnotismo como medio potencialmente aprovechable para el conocimiento de esta enfermedad. De hecho, consideraba la hipnosis como una histeria artificial o provocada. Su curiosidad se tradujo pronto en resultados: en 1878 publicó su primer libro sobre la hipnosis bajo el título de Catalepsie et somnambulisme hystériques provoqués.

A partir de ese año y hasta 1882, trabajó con intensidad en el terreno del hipnotismo. Buscó establecer cuadros típicos y regulares que pusieran orden en la multiplicidad de los fenómenos hipnóticos; distinguió así sus tres célebres estados, a saber, el cataléptico, el letárgico y el sonambúlico, en las formas más desarrolladas de hipnosis, lo que él denominaba grand hypnotisme («gran hipnotismo»).

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.