Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Getty Images / triloks / iStock; Getty Images / nurulanga / iStock (diván)

Terapia cognitivo-conductual, risoterapia, terapia de aceptación y compromiso, terapia de esquemas, psicoanálisis, hipnosis… No son una ni dos las psicoterapias que se emplean hoy en día para aliviar los trastornos psicológicos de los pacientes que acuden a las consultas del psicólogo o psicoterapeuta en busca de ayuda. Algunos llegan hasta allí porque los fármacos no logran terminar con su malestar, otros toman la psicoterapia como primera opción para tratar su inestabilidad psíquica, y unos más combinan medicamentos y psicoterapia con el fin de recuperar un estado mental normal. En la actualidad, incluso puede optarse por seguir un tratamiento psicoterapéutico a través de aplicaciones para el teléfono móvil, el correo electrónico o los chats. Según explica el psicólogo Robert Epstein, de la Universidad Harvard, en su artículo «La ­psicoterapia a distancia, más consolidada» (pág. 26), el número de recursos electrónicos destinados a la atención de la salud mental crece con rapidez. Un fenómeno que puede resultar provechoso, sobre todo, para los países o las poblaciones en las que el acceso a la sanidad mental resulta más complicada o apenas existe.

Pero si bien la psicoterapia ­avanza de manera continua, todavía hoy dos grandes escuelas, el ­psicoanálisis y el conductismo, ­caracterizan el tratamiento de las ­personas con trastornos mentales. Aunque este tipo de terapia también se halla sometida a las modas y las expectativas. En la actualidad, muchos terapeutas utilizan elementos de diferentes métodos de atención y aceptación, como es la meditación de consciencia plena, sin olvidarse del destacado papel de las emociones y las experiencias.

Este nuevo número de Cuadernos de Mente y Cerebro reúne los artículos más relevantes publicados en Mente y Cerebro sobre los métodos psicoterapéuticos que han demostrado un buen resultado en el tratamiento de la depresión, los trastornos de ansiedad o de la conducta alimentaria, adicciones, fobias, entre otros, así como estrategias terapéuticas que se encuentran en pleno auge y se estiman prometedoras. Es el caso de la realidad virtual. Una de las ventajas que ofrece esta técnica es que permite un mayor control de los parámetros de la exposición, estrategia en la que se coloca al paciente a situaciones que le provocan miedo o ansiedad, como pueden ser los lugares de gran altura. Además, la exposición virtual resulta más económica que la presencial. Por otra parte, permite que el afectado practique los ejercicios del tratamiento en casa, como señala José Gutiérrez Maldonado, psicólogo de la Universidad de Barcelona, en la entrevista «La realidad virtual en psicoterapia» (pág. 32).

Con todo, el psicoterapeuta siempre es necesario, tanto para supervisar la evolución del paciente como para determinar la terapia requerida. De hecho, uno de los cimientos de la psicoterapia es la colaboración estrecha entre psicoterapeuta y paciente. Sin una alianza terapéutica, todas estas técnicas resultan ineficaces.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.