Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2014
Psicoterapia

Terapia de esquemas: la transformación interior

Un trastorno psíquico se acompaña a menudo de pensamientos, sentimientos y conductas arraigadas en experiencias de la primera infancia. Una intervención psicoterapéutica puede ayudar a transformar estos esquemas.

Los terapeutas de esquemas indagan modelos de pensamiento y conducta fijos, entre ellos, la subordinación, la impulsividad y la obsesión compulsiva por el orden. [Neuffer-Design]

En síntesis

Numerosas enfermedades mentales descansan en esquemas, es decir, vivencias y modelos de conducta no adaptativos.

Aunque estos patrones comportamentales provienen de experiencias de la infancia, pueden ser «sobreescritos» a través de nuevas vivencias. La terapia de esquemas combina las técnicas de la psicología profunda y de la cognitivo-conductual.

Los primeros estudios empíricos demuestran la eficacia de este tratamiento, sobre todo en los trastornos de la personalidad. Resta demostrar su éxito en otras psicopatologías.

Karin S., de 40 años, se siente cansada y vacía. Trabaja como cuidadora de ancianos y es madre de dos adolescentes. Hasta ahora disfrutaba con su empleo, pero desde hace unos meses no le encuentra sentido al trabajo ni a nada. Sus dos hijos, de 14 y 18 años, a los que ha criado sola, se vuelcan cada día más en sus propios intereses. Esta mujer se considera un cero a la izquierda, como si no importara a nadie, como si solo fuera una idiota útil para los demás. «No me ven», piensa. Cierta mañana, un artículo en el periódico le llama la atención.¿El tema? La depresión. Karin S. se ve reflejada en los síntomas que desglosa el texto. Decide pedir ayuda terapéutica.

Entre los diversos tratamientos psicológicos actuales, destacan la terapia conductual, la psicoterapia analítica y la fundamentada en la psicología profunda. La primera se centra en los pensamientos y las conductas disfuncionales del paciente; las dos últimas, en los procesos inconscientes y en el trasfondo biográfico de los problemas psíquicos. Hoy por hoy, muchos terapeutas conductuales recurren a un enfoque que aúna dichos procedimientos: la terapia de esquemas. Este tipo de intervención se remonta a 1990.

En esas fechas, Jeffrey E. Young, psiquiatra de la Universidad de Columbia en Nueva York, se inspiró en los conceptos de su colega Aaron T. Beck, uno de los fundadores de la terapia cognitivo-conductual, para crear la terapia de esquemas y tratar con ella los trastornos de la personalidad y la depresión crónica. Según el planteamiento de Beck, las depresiones radican en esquemas cognitivos no adaptativos, es decir, creencias, actitudes y falsas conclusiones que determinan el pensamiento, los sentimientos y la conducta de quien las padece. Unos patrones que, con ayuda de la terapia cognitiva, se podían modificar.

Young estrujó aún más la idea. Propuso que los esquemas no solo abarcan las creencias y las actitudes, sino también los sentimientos, las sensaciones corporales y las conductas que una persona adquiere e interioriza a lo largo de su vida. De esta manera, una persona que no ha recibido durante su infancia una atención suficiente a sus necesidades emocionales básicas (apego seguro o apoyo para desarrollo individual, por ejemplo), muestra las huellas de esas carencias de adulto [véase «Del apego temprano al TLP», por Dolores Mosquera y Anabel González; Mente y Cerebro n.o 46, 2011]. En palabras del neurólogo Joseph LeDoux, de la Universidad de Nueva York: «[esas experiencias] se graban a fuego en forma de esquemas que, poco a poco, se convierten en estructuras nerviosas diferenciadas».

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.